Una publicación efímera, como todo

Dejà vú

In Opinión, por Mario Rivas on 5 julio, 2010 at 12:49

Una amiga se asombra de que haya publicado tantas veces esta fotografía y me pregunta qué me pasa con ella -con la fotografía, claro-.

Y sí, es una fotografía que me conmueve. En primer lugar me parece onírica, con esa cualidad de increíbles que tienen los sueños. Luego, me parece una foto que retrata la ternura y la imbecilidad del ser humano: el jinete tratando de proteger a su corcel con unos trapos y él mismo creyéndose seguro detrás de una máscara de gas.

Y claro, nunca puedo evitar mirar la fecha: 1939. La humanidad se encaminaba hacia la peor conflagración de su historia. Y muchos, en aquel entonces, se negaban a ver la amenaza del nazismo así como habían quedado al margen del ascenso fascista en España. Todas las advertencias resultaron inútiles. «Eso no va a suceder», decían tapándose los ojos. Hasta que las bombas sobre Guernica y el olor de los hornos crematorios los despertó a la pesadilla: ya era un poco tarde y más de cuarenta millones de cadáveres yacían en el suelo de la devastada Europa.

Y luego vino Hiroshima y después Nagasaki. Quisieron tapar los ojos de la humanidad para que no viéramos. Pero el horror salió a la luz y el mundo protestó, aunque también ya era un poco tarde.

Siempre quieren que no veamos. Así fue en la Guerra del Golfo, así fue con las «armas de destrucción masiva» de Saddam, así es ahora contra Irán.

«Fidel está viejo y quiere que el mundo se acabe con él», dicen ahora.

Lo cierto es que las naves del Imperio y de Israel están frente a las costas de Irán.

Lo cierto es que los servicios de inteligencia yanquis hundieron el buque Chenoan de Corea del Sur y acusaron falazmente a Corea del Norte, en un intento de reeditar el incidente ficticio del golfo de Tonkin.

Lo cierto es que el Imperio no se va a detener por sí solo en su afán desmedido por conseguir más y más petróleo, como si en eso le fuera la vida. Y el ejército de Obama -porque Obama es el Comandante en Jefe del ejercito imperial ¿no?- cree que puede amedrentar a Irán y que los coreanos del norte son unos  que van a salir huyendo al primer disparo.

«No puedo hacer nada para detener esta locura«, escucho cada vez más.

Creo que no es verdad, que cada uno desde su lugar tiene que alzar la voz para que se retiren los navíos de guerra del Golfo Pérsico, para que se acepte la mediación de Brasil y Turquía en este conflicto, para que se acabe con la locura de una guerra nuclear.

Alzar la voz porque esta vez lo que peligra es el destino de la humanidad, al menos como la conocemos hasta hoy.

Yo, a diferencia de Fidel, creo que todavía podemos evitarlo.

  1. Agresti filmó una de sus primeras pelis en Holanda, Modern Crimes se llamaba. En ella sostenía que toda muerte en realidad es un asesinato.

    Usa actúa más o menos así, no hay errores ni accidentes. Si algo qeu sucede les conviene, es que fueron ellos.

    Me gusta

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: