Una publicación efímera, como todo

Los intríngulis de la Corte

In Medios de Comunicación, Noticias, Opinión, por Mario Wainfeld on 10 octubre, 2010 at 3:22

 

"Alguien ganó pero todos festejan. Las razones de esa rareza" señala Mario Wainfeld en esta nota sobre el fallo de la Corte sobre la suspensión del plazo del artículo 161 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LdSCA).

 

Leemos hoy:

«La Corte Suprema rechazó el recurso extraordinario interpuesto por el Estado y confirmó la suspensión del plazo del artículo 161 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LdSCA) respecto del Grupo Clarín. Queda latente el término en el que el multimedios deberá adecuar su número de licencias a las nuevas exigencias legales, mientras se sustancia el fondo del juicio de fondo. De eso trataba el pleito, que no abarcaba otros aspectos. Prevaleció la postura de la accionante, Clarín.

(…)

El cronista escucha a un juez Supremo, satisfecho y con los primeros “rebotes” de la sentencia. El escriba conserva su escepticismo, lo transmite. “El fallo –replica Su Señoría– confirma la vigencia de la ley de medios, es una política de Estado. La promueve el Ejecutivo, la legisla el Congreso, la Corte la convalida.” El escriba menea la cabeza: la Corte no podía negar la vigencia de la ley ni abordar su constitucionalidad porque no están en cuestión en el recurso. Sus afirmaciones son redundantes. El cortesano insiste, con un argumento de autoridad: “En el Gobierno piensan diferente a usted”. Bueno.

El cronista conversa con un importante integrante del Gabinete, que no es abogado, algún día después. “Nos fue mejor que lo que esperábamos. Se ratificó la plena vigencia de la ley. ¿No vio que la tapa de Clarín puso en primer término otro tema, la inseguridad? Si les hubiera sido favorable, ésa hubiera sido la tapa.”

La semiótica sobre el discurso de los otros es básica en la política, pero a veces induce a excesos. La alegría del oficialismo puede ser una táctica para distender los excesivos choques que tuvo con la Corte o para minimizar la derrota. O bien expresar el alivio porque se esperaba una resolución peor: el rechazo sin ambages. Tal vez, la Casa Rosada prefirió, a su modo, prodigar un gesto a los jueces que se movieron para matizar el rechazo playo, que iba siendo mayoritario. Puede haber una señal de apaciguamiento hacia la Corte, que algo cambió. O a Eugenio Raúl Zaffaroni, quien mucho bregó, como se pasa a contar.

(…)

El tiempo para “desinvertir” es un eje central de la demanda de Clarín. Si se consigue “de facto” postergarlo, la supuesta medida cautelar es una sentencia encubierta, un simulacro.

(…)

Del devenir de las “cautelares fáciles” depende el despliegue de los restantes artículos de la ley, allende el 161. Hay muchas disposiciones que, de plasmarse, enriquecerían el espectro audiovisual, habilitarían nuevas frecuencias y voces, impulsarían la producción de contenidos locales y nacionales. Todas atenuarían el peso de las posiciones dominantes, todas están a tiro de “cautelar fácil”. Nuevamente, las predicciones son relativas y los hechos determinantes. Habrá que esperar y ver».

(Leer completa la nota de Mario Wainfeld haciendo click acá)

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: