Una publicación efímera, como todo

Ramón Carrillo: «Sólo sirven las conquistas científicas sobre la salud si son accesibles al pueblo»

In Aniversarios, Desarrollo Social, Salud on 7 marzo, 2011 at 17:59

Ramón Carrillo fue el primer ministro de Salud Pública, cruzado de la lucha contra el paludismo, de los puestos sanitarios de frontera y del tren que va a atender a los argentinos alejados de los centros urbanos. "No hay política sanitaria sin política social", una de sus definiciones más vigentes.

Nacionales, Salud, 7 Mar (SP).- En el que hubiera sido el 104 cumpleaños del primer ministro de Salud Pública que tuvo el país, Ramón Carrillo, el recuerdo de una de sus definiciones pone en foco desde la distancia de la historia la sustancia de la política social que se viene llevando a cabo en el país: “Frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causas de enfermedad, son unas pobres causas”.

 

Los puestos sanitarios de frontera, el tren que recorría todos los rincones del país para atender la salud de la población más alejada y necesitada (desde 2003 relanzado como tren de Desarrollo Social) y una lucha incansable contra el paludismo llevan su sello y lo inmortalizan en el recuerdo de los argentinos.

“Hay un antes y un después en el abordaje sanitario: alguien que puso en marcha más de 200 estructuras sanitarias, claramente llevó a cabo una verdadera revolución sanitaria”, señalaba el ministro de Salud, Juan Manzur, en alusión al aniversario, ratificando el concepto expresado por la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Mirta Roses, durante su visita al país: “Todavía no se conoce en América Latina alguien de la talla de Ramón Carrillo”, al hacer referencia a sus aportes para la estructuración de un sistema sanitario nacional.

En villacrespomibarrio.com.ar se reprodujeron frases memorables de Ramón Carrillo de notable vigencia en esta etapa iniciada en 2003.

“No hay politica sanitaria sin politica social”

“Sólo sirven las conquistas científicas sobre la salud si éstas son accesibles al pueblo”

“El Estado no puede quedar indiferente ante el proceso económico, porque entonces no habrá posibilidad de justicia social, y tampoco puede quedar indiferente ante los problemas de la salud de un pueblo, porque un pueblo de enfermos no es ni puede ser un pueblo digno”.

“En esta época de independencia política y económica, debemos afirmar también nuestra independencia científica. Debemos tener un sentido de afirmación propia y universal, sin menoscabo de lo extranjero, pero también sin aceptación servil”.

”La medicina moderna tiende a ocuparse de la salud y de los sanos y el objetivo principal es ya no curar al enfermo sino evitar estar enfermo”.

“La medicina no sólo debe curar enfermos sino enseñar al pueblo a vivir, a vivir en salud y tratar que la vida se prolongue y sea digna de ser vivida”.

“Las tareas de los higienistas no rendirán frutos si previamente no se consolidan las leyes obreras destinadas a dignificar la tarea en fábricas y oficinas, a mejorar sueldos y salarios y lograr los beneficios de jubilaciones y pensiones”.

“Los problemas de la Medicina como rama del Estado, no pueden resolverse si la política sanitaria no está respaldada por una política social. Del mismo modo que no puede haber una política social sin una economía organizada en beneficio de la mayoría.”

“Con opinólogos mediáticos y políticos de cuarta y con medios de comunicación cómplices que hacen diariamente que el árbol nos tape el bosque reflexionemos…”

Hitos profesionales y políticos

Carrillo tuvo una prolífica trayectoria profesional, tanto dentro como fuera de las fronteras del país.

Como neurocirujano fue creador de la radiografía contrastada, un método de diagnóstico utilizado hasta nuestros días, y descubridor de estructuras cerebrales que llevan su nombre. También llevó su ciencia a los más pobres, consciente de que la salud es siempre un derecho y nunca un privilegio. Tal vez esto sea lo que llevó a decir a cierto médico radical que Carrillo no era neurocirujano sino «negro cirujano».

En la década del 30 fue, junto con Homero Manzi, Scalabrini Ortiz y Arturo Jauretche entre otros, uno de los inspiradores de la agrupación FORJA.

El 17 de octubre de 1945 lo encuentra como un partícipe fundamental de la epopeya popular convenciendo a los médicos militares de un supuesto grave estado de salud del entonces coronel Perón. Las radiografías mostraban una pronunciada infección pulmonar y una fecha anterior casi 10 años que supo ocultar.

La reimposición de Perón al frente de las carteras que ocupaba lo llevó a ser el primer secretario de Salud Pública con que contó la Nación.

En el año ‘46, cuando se crea el Ministerio de Salud Pública, Carrillo asume como ministro. Este cargo lo conservará hasta 1954. Es imposible enumerar la cantidad de hospitales, salas y servicios que durante la administración de Ramón Carrillo se crearon, fueron cientos y en todo el país (4.229 establecimientos sanitarios con más de 130 mil camas). Solo cabe decir que Carrillo aparte de ser un administrador de la política de salud, fue un teórico del hospital. De hecho su libro «Teoría del Hospital» planta las bases del hospital moderno y es, hasta hoy, bibliografía de las universidades de medicina del mundo.

Señala la campaña contra el Paludismo como uno de los mayores emprendimientos sanitarios realizados en el mundo hasta entonces, así como su logro máximo. El resultado alcanzado fue espectacular: de 300 mil casos nuevos en 1946 a sólo 137 en 1950.

También redujo drásticamente las afecciones por enfermedades venéreas; el índice de mortalidad por tuberculosis (de 130 por 100 mil a 36 por 100 mil); la mortalidad infantil (de 90 por mil a 56 por mil) y terminó con epidemias como el tifus y la brucelosis.

Otro de sus grandes logros, superando las presiones de las multinacionales, fue la creación de EMESTA, primera fábrica nacional de medicamentos dedicada a abastecer a todos los establecimientos públicos del país.

Pero Carrillo no hubiera podido hacer nada de lo que hizo de no haber contado con el aval, la amistad y la colaboración de Evita. Todos los proyectos que salían del Ministerio eran tomados y llevados a cabo por la Fundación Eva Perón, juntos poblaron la nación de salud pública, gratuita e indiscriminada.

Se cuidaban las vacas pero no la gente

La Secretaría de Salud Pública fue una de las exigencias que puso Perón, ya que hasta el momento sólo existía un departamento de higiene y los hospitales eran manejados por la beneficencia o por las distintas colectividades de inmigrantes.

«Mire Carrillo, me parece increíble que tengamos un Ministerio de Ganadería que se ocupe de cuidar a las vacas y no haya un organismo de igual jerarquía para cuidar la salud de la gente» le dijo Perón, según se consigna en un artículo de homenaje publicado por El Intransigente de Salta.

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: