Una publicación efímera, como todo

Walsh y el periodismo

In Opinión, por Horacio Verbitsky on 3 julio, 2011 at 18:48

"Masetti escribió que “somos objetivos pero no imparciales”, ya que “es una cobardía ser imparcial entre el bien y el mal, entre lo justo y lo injusto, entre el oprimido y el opresor”, recuerda Horacio Verbitsky en esta nota.

Leemos hoy:

«Cuando la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata entregó el premio Rodolfo J. Walsh a Hebe de Bonafini, la hija del escritor dijo que se trataba de una provocación “para quedar bien con el oficialismo en tiempos de campaña electoral” y que su padre no practicaba “un periodismo de llevarse bien con el poder de turno”. Walsh enfrentó a las dictaduras militares de 1955, 1966 y 1976 y a las patronales explotadoras en todo tiempo y lugar, pero tuvo una relación muy distinta con los gobiernos populares de Héctor Cámpora, en la Argentina, y Fidel Castro, en Cuba. En 1973, “después del triunfo popular del 11 de marzo”, publicó su investigación de 1958 sobre el asesinato por los servicios de informaciones de Aramburu del abogado Marcos Satanowsky, para apoderarse de las acciones del diario La Razón. Creyó que así ayudaría a desmontar “los mecanismos que la Libertadora estableció en los campos afines del periodismo y los Servicios de Informaciones”. Para Walsh, ésa era una “tarea que corresponde a los trabajadores de prensa en el marco más amplio de las luchas del pueblo”. Esa edición del Caso Satanowsky estuvo dedicada a los compañeros de prensa que “combaten diariamente a la raza de los envenenadores de conciencias: nuestros patrones”. En 1959, el Che Guevara llamó a su amigo Jorge Enrique Masetti, quien a su vez invitó a Walsh a ser parte en la creación de la agencia noticiosa Prensa Latina. Como se trataba de enfrentar “el monopolio de las noticias o el de la no información, el ocultamiento y la distorsión”, Masetti escribió que “somos objetivos pero no imparciales”, ya que “es una cobardía ser imparcial entre el bien y el mal, entre lo justo y lo injusto, entre el oprimido y el opresor”. Según Walsh “los monopolios informativos reaccionaron ante la competencia como todos los monopolios. La guerra desatada contra Prensa Latina invocó el pretexto de que era una agencia oficial. PL era, por supuesto, tan oficial como United Press, Reuters o France Presse: no hay en el mundo una agencia que no responda a los intereses de un estado nacional, o de un grupo monopolista estrechamente vinculado a ese estado. La diferencia consiste en que los países dominantes del mundo occidental prohíben ese lujo a los países dependientes. Las tentativas realizadas en Argentina y Brasil durante los gobiernos de Perón y Quadros fracasaron ante la embestida de las agencias norteamericanas que contaron como aliados a los grandes diarios comerciales de ambos países”. La semana pasada se supo que quien estaba en campaña electoral era Patricia Walsh, quien será candidata a diputada nacional porteña por el PROS de Alcira Argumedo. Sobre la aspiración presidencial y legislativa de ambas mujeres opinarán los votantes. Pero no es legítimo tergiversar en ese empeño la trayectoria de Walsh, con una visión ahistórica, desvinculada de los procesos políticos y sociales al servicio de los cuales puso su profesión y su vida. Nadie tiene derecho a hablar por Walsh ni a decir cuál sería su posición en ese futuro que no conoció que es nuestro presente. Pero basta el repaso de sus opciones en las coyunturas que sí le tocaron, para descartar ese intencionado aplanamiento que hace de él un criticón de cualquier gobierno por el solo hecho de serlo, y no del poder permanente de la oligarquía y sus voceros. Para algunos es fácil entender este rol del periodismo si se ejerce en una lejana isla del Caribe, pero son incapaces de verlo si les pasa delante de las narices, en su propio país».

(leer completa la nota de Horacio Verbitsky haciendo click acá)

  1. El problema de Horacio Verbitsky es que se confunde o falta a la verdad.
    De modo que respetuosamente intentaré responderle.
    Yo no era candidata cuando opiné sobre el premio de la Facultad de Periodismo de La Plata, y es muy sencillo de comprobar. Se es candidato cuando se acuerda en serlo, y se confirma la candidatura cuando se acepta. No era esa mi situación, y ni siquiera lo estaba pensando. Cuando opiné sobre el premio, dije con toda claridad que opinaba como hija.
    Verbitsky recuerda cómo mi padre dedicó durante el camporismo su libro Caso Satanowsky a los trabajadores de prensa. Lo que no dice es que tanto él, como mi hermana, como yo misma, éramos parte de esos trabajadores. Tampoco cuenta que éramos todos camporistas, pero la brevedad de aquel gobierno nos impide tomarlo en cuenta para lo que se intenta debatir aquí. Yo trabajé con Verbitsky y con mi padre en el diario Noticias, en el año 74. Por supuesto que ellos eran jefes, y teníamos mucha diferencia de edad, y yo era una simple redactora en la sección Policiales.
    Pero no era el nuestro un periodismo complaciente, sino todo lo contrario.
    En el caso de Cuba, el otro ejemplo que Verbitsky ofrece, para pensar el periodismo de Walsh, es mi propio padre el que ha escrito con suficiente claridad. Y con sólo leer lo que escribió, y los borradores de su cuento «Adiós a La Habana», que yo misma aporté para su publicación, en el libro póstumo «Ese hombre», quedará mejor encaminado este debate. Si Verbitsky quiere debatir con el mismo Rodolfo, con lo que él mismo dejó escrito, ya no podrá ser. Pero es Rodolfo el que escribió: «Asistí al nacimiento de un orden nuevo, a veces épico a veces fastidioso.» Y sobre Masetti dijo: «Periodista, sabía como se entretejen renombres y se construyen olvidos».
    Quise mucho a mi padre. No practico ningún «intencionado aplanamiento». Soy querellante por su homicidio en el marco de un genocidio. Pienso en la épica de sus convicciones y en sus luchas. Me preocupa su buen nombre. Recuerdo sus enseñanzas fundamentales para entender una gran derrota, que resistimos hasta el martirio los que no nos fuimos a ningún lado. No me siento mejor que nadie, pero soy la hija. No tengo ninguna clase de visión ahistórica. Y Verbitsky me recuerda el fastidio del que a veces hablaba mi padre. Ojalá pueda replicarle en su diario del domingo.
    Como eso no es tan seguro, le respondí aquí. Y si él quiere responderme algo, leeré lo que escriba. Y si quiero opinar, opinaré. De eso se trata este debate, no? Muchas gracias.
    Patricia Walsh

    Me gusta

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: