Una publicación efímera, como todo

El Misoprostol va a cambiar las metáforas sobre el aborto

In Carta de Lectores, por Nilda Allegri, Salud on 8 noviembre, 2011 at 12:47

N dela R: A raíz de la nota de Zula Lucero sobre el tema del aborto (ver aquí) la colaboradora Nilda Allegri nos hace llegar estas reflexiones.

por Nilda Allegri

Hasta hace unos 25 años atrás, en las clases medias bajas urbanas se identificaba el trabajo de la crianza de un niño con el “lavar pañales”. En esa expresión metafórica se concentraba todo: el amantamiento, las horas de vigilia, el estupor que esa vida nueva establecía en una mujer, la necesidad de dar respuestas todo el tiempo.
Me paso el día lavando pañales decían las jóvenes madres e inmediatamente entendíamos
Soy de la primera camada de madres que no lavó. Crié a mis hijos con descartables. Un gesto menor, pero que producía en las mujeres mayores incomodidad.¡las madres modernas que no lavan mierda!!!. Me llegaron a decir que me perdía de algo, como que era “menos madre”. Me ahorre que mi casa tuviera olores, que mi hijo se paspara, que pareciera en invierno un tendedero: Nada mas. Por supuesto no me ahorre la incertidumbre que genera un niño pequeño ni el amor tan grande que no sabes donde meterlo, ni las risas, ni el cansancio,ni el miedo por el propio porvenir, por la carrera, por el dinero, por la salud, por las consecuencias de no hacerlo bien. Sin lavar pañales fui madre.
Eso si, tuve que cambiar de metáfora: para mi la crianza ya no fue “lavar pañales”

Interpelada por el uso de misoprostol en la tecnología del aborto , lo primero que me vino a la cabeza es la necesidad de cambiar las metáforas cuando cambia la realidad. No voy a repetir aquí,toda las ventajas que plantea, los hombres escuchan sobre el misoprostol y se lo olvidan. Escribi un post sobre eso: http://nosoyloquedeberia.blogspot.com/2010/07/el-uso-del-misoprostol-en-aborto.html
Coincido con el post de Zula, y sin interes en polemizar con feministas creo que la mejor tarea hoy por hoy es centrarse en difundir su uso que en seguir denunciando la opresión patriarcal. Básicamente porque es una herramienta que posibilita una vuelta de tuerca sobre esa opresión, como sucedió con el acceso de las mujeres a las pastillas anticonceptivas en los 60. Tomaron en la mano la posibilidad de incidir en la regulación de la fertilidad. Cambia el escenario radicalmente y cambiarà a no dudarlo, las metáforas sobre el aborto.

El aborto se asocia con los legrados: es decir la crueldad del bisturí, la anestesia, el quirófano y sobre todo la inermidad de quien pone su cuerpo en un acto quirurgico. Si buscas en el diccionario de los escritores, el María Moliner, dice que cruel es un acto donde alguien es “capaz de hacer padecer a otros o de ver que padecen sin conmoverse o con complacencia”. Deriva del latín crudelis (cruel), crudus (crudo, no digerido, indigesto) y crúor (sangre). Es decir, proviene de palabras que nos hablan de la carne despellejada o sangrienta.

Si nos vamos al los abortos domiciliarios de las mas desesperadas o las mas pobres, el escenario empeora: sondas, mangueras, alambres, cualquier cosa que perfore el cuerpo y te permita llegar al hospital (si llegas a tiempo) para que terminen tu cruel tarea. Ahi la muerte te sopla en la nuca y el maltrato esta casi asegurado. Tambien (no menor) esta el temita del dinero, fortunas. Conseguir o no el dinero puede terminar por definir la cosa.

El uso del misoprostol va a cambiar las metáforas sobre el aborto: basta de la crueldad sobre el cuerpo de la mujer. Crueldad intrínseca a la violencia del acto quirúrgico, al maltrato hospitalario, a la violencia sobre el propio cuerpo. Lo que no va a cambiar (usaremos metáforas menos crueles) es la importancia que reviste esa decisión en la vida de una mujer.Aun en la certeza del no deseo de tener un hijo, aun en la ausencia de maltrato o de injuria corporal que abre el uso del misoprostol, aun en la disolución de esas escenas terroríficas que te puede contar cualquier mujer que ha transitado abortos en condiciones indignas, tomar estas decisiones generaran nuevas formas discursivas.
el misoprostol se llama comercialmente oxaprost, se vende en internet, como el viagra. Pero no es necesario comprarlo por internet. Es un antinflamatorio, un remedio comun. Hay gente que de cualquier cosa te arma un mercado clandestino. Un medico puede hacer la receta.
No estamos hablando de una hierba que se encuentra en el monte himalaya. ¡¡¡Qué mierda estamos esperando para dejar de asociar aborto con tijeras, agujas de tejer y cuerpos perforados!!!
Saludo que ahora las mujeres puedan abortar de formas menos crueles, y espero que se legalice el aborto, que se extienda el uso del misoprostol y que salga de la clandestinidad, que los médicos lo receten cuando sea necesario y que ninguna mujer muera por complicaciones de legrados o abortos incompletos. Se acaba el negocio del legrado clandestino, el doble discurso de la corporación medica . Tenemos la tecnología, no es cruenta, es barata, es eficaz, es accesible.
Si se tratara de costos (en materia sanitaria los costos son importantes) se ahorrara muchísimo en el gasto de medicamentos e insumos en tratar abortos domiciliarios incompletos e inseguros.
Si se trata de vidas, nadie muere por el uso de misoprostol.
Si se trata de crueldad, infinitamente menos crueldad sobre el cuerpo de las mujeres
¿Que falta?: la decisión política.
Muchas mujeres esperan.

Y respondiendo a su pregunta Zula, nuestro cuerpo es nuestro.

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: