Una publicación efímera, como todo

Sarmiento y el periodismo sin fines de lucro

In Medios de Comunicación, Opinión, por Domingo Faustino Sarmiento on 26 noviembre, 2011 at 0:30

Tan sólo seis números se imprimieron de El Zonda. Le bastaron a Sarmiento para dejar una marca indeleble en el periodismo nacional.

 por Domingo Faustino Sarmiento

«¿Qué es pues un periódico? Una mezquina hoja de papel, llena de retazos, obra sin capítulos, sin prólogo, atestada de bagatelas del momento. Se vende una casa. Se compra un criado. Se ha perdido un perro, y otras mil frioleras, que al día siguiente a nadie interesan.»

«Cuando los periodistas y escritores me piden consejo les recomiendo que escriban con sencillez, sin trabas, tal cual imaginan y sienten lo que cuentan. Ese es el ‘gran estilo’

«Cuando pensamos en publicar El Zonda por primera vez hicimos el siguiente cálculo: sólo cinco mil sanjuaninos sabían leer. Entre ellos cuatro mil se habían olvidado por falta de ejercicio o, lo que es lo mismo, porque nuestro periódico todavía no se había publicado. A seiscientos no les importaba lo que escribiera El Zonda. Docientos eran viejos a quienes no les gustaban los papeluchos o no alcanzaban a leer la letra, y ciento cincuenta lo leerían de prestado. Prometimos que publicaríamos los nombres de los compradores y de los que lo leían de prestado. Debajo del nombre del diario siempre decía: ‘O no leer El Zonda o comprarlo’. De todas esas personas que enumeré quedaban cincuenta que, a cuatro números por mes, nos daban veinticinco pesos fuertes, es decir, un lugar donde al menos caernos muertos. Poco a poco fuimos convenciendo a la gente de que quien no leía el periódico no pertenecía a este siglo, ni a la patria, ni a la libertad ni a los progresos de la humanidad.»

«Yo fui periodista para tener un espacio destinado a la prédica política y para ganarme el pan de cada día. Necesitaba vivir de algo, sin robar, matar ni cometer otros pecados. Es tristísima la situación del que piensa, del que escribe, del que se desvela, se priva de todo goce y sólo recibe injurias y desprecio por una vida tan miserable. A veces el que fabrica ideas trabaja apenas para pagar la impresión de su trabajo mental.»

«El material impreso está sujeto al fallo de la posteridad. Con el periodismo el genio tiene por patria al mundo».

  1. que hermoso ejemplo en eso de la pasión, en la convicciòn de lo que uno hace tiene valor, en la dignidad del propio trabajo, si se me pegara un poco esa idea de «contra viento y marea» que inunda a los que hicieron algo . Contrastarse con la posteridad podra sonar megalomaniaco pero todos aunque nos rasquemos los sobacos estaremos interpelados por ella.
    No sera muy posmo gustar de Sarmiento pero a mi me este texto me parece un soneto medicinal
    Y en cuanto a buscar guita para hacer un Ojocondientes mejor, no se me ocurre como puede hacerlo mejor, pero la vida es dura, amigo, con la filosofia poco se goza y ponga veinte centavos en la ranura….
    Lo saludo con el afecto de una amiga en la red, que ya se sabe…

    Me gusta

    • Gracias Nilda:Nos llevó 21 años llegar a la conclusión de que lo que hacemos sólo es posible sostenerlo con el aporte de los lectores. De esto se trata la búsqueda de fondos. ¿Mejorarlo? En muchísimas cosas: más notas propias, más entrevistas, cubrir algunas áreas (plástica, literatura, etc) que en la actual página están un tanto relegadas. Y volver al papel, por supuesto.
      De a poco vamos logrando difundir esta idea de un periodismo sin fines de lucro y el apoyo va creciendo día a día. Enhorabuena.

      Me gusta

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: