Una publicación efímera, como todo

Marchiaro o la vergüenza ajena

In Opinión, por Analía Lorenzo on 20 abril, 2012 at 7:30

por Analía Lorenzo (desde México DF)

Me avisa Rivas que don Pancho Marchiaro ya tiene su fundabisness. No me sorprende, este señor siempre manejó la cultura como si fuera un kiosco. Recuerdo hace algunos años, cuando el proyecto Killejuanita aún vivía, tiramos unas calcomanías pidiendo un Centro Cultural España-Killerjuanita, lo que en realidad intentamos decir fue que queríamos, como gente de la cultura en Córdoba, recibir algunos de los beneficios que este Centro Cultural manejaba del país europeo y que nunca nos llegaban, ni siquiera en forma de anuncio público de convocatorias.
¿Alguien sabe cómo se manejaron (y se manejan) aquellas oportunidades? No es difícil entenderlo. Funciona igual en casi todos lados, privados y públicos, el secreto del éxito es el amiguismo lameculos. 
Hace poco vi, a través del chismógrafo universal, una foto a un amigo mío con Mestre y Marchiaro en un coctel festejando esta cuestión de las series cordobesas por televisión. Al principio, me dije: ¡Caray!, ¿qué hace mi amigo con tan finísimas personas?! Y me acordé que él hace rato trabajaba su lugarcito en el Cineclub Municipal. Y até cabos. Claro. Es lo mismo de siempre. Son los mismos de siempre, manejando los espacios de la cultura como si fueran asientos VIP en fiesta de revista GENTE, al bajo costo de un lobby constante y poco crítico, sonriendo a las personas estratégicas (léase Salzano-Marchiaro).
Marchiaro hoy maneja la cultura y crea con Ramoncito “a todas luces, pocas luces” Mestre una Fundación, otro espacio en el que probablemente la gente de la cultura trabaje gratis o a precios bajos por el simple hecho de que la verdadera ganancia está en pertenecer.
Pertenecer al grupo que tiene acceso a mostrar su producción por obra y gracia de caerle bien a Marchiaro.
Lo único que se me viene a la cabeza con estas noticias, es el caso Alfonso Barbieri. El vergonzoso caso de Alfonso. Si no lo recuerdan, se los recuerdo: Alfonso logra un espacio para exponer en el CCEC bajo la administración de Marchiaro. Sin embargo su obra no es del gusto de la Iglesia Católica de Córdoba quien manda a algunos matones disfrazados de devotos fachistas y destruyen, ante los ojos de Marchiaro, la obra de Alfonso. Marchiaro, digno representante de la cultura, deja hacer y se pone del lado del “Opus Dei”. Alfonso hoy vive en Buenos Aires. Y Marchiaro es el Secretario de Cultura, amo y señor de una fundabisness radical.
Es una gran tentación trabajar de gestor en la cultura cordobesa, se dan fácilmente varios factores: por un lado, si además de buenas relaciones con quienes las debés tener, lucrás con el tema de “la Memoria”, tenés aseguradísimo espacios, reconocimientos y becas.
Por otro lado, si manejás recursos, también contás con los esclavillos hambrientos que lustrarán tus botas a cambio de un guiño de pertenencia. Y te sentís poderoso y exclusivo. Y esto lo digo por los emprendimientos privados no sólo por los públicos.
No hay nadie más soberbio que un gestor cultural cordobés, que reparte como rey las migajas obtenidas con sonrisas al poder.
  1. Muy interesante dato… sin embargo, me gustaría hacer una salvedad. La destrucción de la obra de Barbieri no fue por manos de católicos, sino de un grupo extremista de lefevristas. Los lefebvristas, en ese entonces, no estaban reconocidos como miembros de la iglesia católica (y varios obispos lefebvristas fueron excomulgados, hasta hace poco, que Ratzinger los devolvió al templo, pero sin poder dar misa).
    Igual, no cambia mucho, porque sí están alineados con el Opus Dei; de hecho, esta orden fue la más interesada en la reconciliación con el lefebvrismo, ya que ambos son grupos muy conservadores (misa en latín, por ejemplo).

    Me gusta

  2. yo hubiera roto la obra, pero no por motivos religiosos, sino porque daba «ocote» culiao..!!!, siempre lo mismo Cordoba, es un nido de pintores mancos con gran habilidad guitarrera.

    Me gusta

  3. «Hace poco vi, a través del chismógrafo universal, una foto a un amigo mío con Mestre y Marchiaro en un coctel festejando esta cuestión de las series cordobesas por televisión. Al principio, me dije: ¡Caray!, ¿qué hace mi amigo con tan finísimas personas?!» ……estaria bueno que ya que escrachas a Pancho y cia,, y digo, adhiero en un todo a tu escrito, tbm estaria bueno que escracharas a tu amigo, pq si no estarias cubriendo a alguien que si adhiere a las politicas culturales de Córdoba, y por ende estaria haciendole mal a Córdoba, no?, y reitero, adhiero a todo lo que escribis.

    Me gusta

  4. […] correcto asistir a nuestro programa. Le explicamos que aquella nota era una nota de opinión (los interesados pueden verla haciendo click acá) y que además lo requeríamos como funcionario público para que nos explicara, a nosotros y a […]

    Me gusta

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: