Una publicación efímera, como todo

¿Somos todos evasores?

In Opinión, por Jorge Felippa on 23 agosto, 2012 at 9:00

por Jorge Felippa

He escuchado a muchos contadores (no de cuentos, sí de cuentas) que educan a sus clientes en el pícaro arte de la evasión, con el latiguillo de El primer evasor es el Estado. Si arriba no se cumple, para abajo, vale todo.

Pero hay que reconocerles al menos un mérito: saben cómo asustar a las peces chicos con el azote de la vergüenza y el deshonor. Mientras, usan sus mejores dotes de prestidigitadores para edulcorar los balances de los poderosos sinvergüenzas.

Millonarios de todo el mundo tenían entre 21 y 32 billones de dólares escondidos en más de 80 paraísos fiscales a finales de 2010, con la ayuda de la banca privada internacional, según un estudio de la organización independiente Tax Justice Network (TJN). Se trata de un monto equivalente al producto bruto interno (PBI) combinados de Estados Unidos y Japón.

De esa suma, u$s 399.000 millones corresponden a ricos argentinos, según se desprende del informe “The Price of Offshore Revisted”. El tamaño de un PBI local. Las estimaciones son conservadoras, ya que sólo reflejan la riqueza financiera y excluyen las propiedades inmobiliarias, yates y otros activos no financieros.

La Argentina es uno de los cuatro países de América latina que más dinero enviaron a los paraísos fiscales entre 1970 y 2010, junto con Brasil (u$s 520.000 millones), México (u$s 417.000 millones) y Venezuela (u$s 406.000 millones).

¿Y por casa cómo andamos? Según estimaciones de dos especialistas prestigiosos, Gómez Sabaini y Rossignolo, hoy sólo se recauda en la Argentina alrededor del 50% del impuesto a las ganancias. A la luz de cualquier comparación internacional, estas cifras son alarmantes: en los países de la OCDE, la evasión fiscal promedio oscila en torno al 10% (y, en algunos casos, se ha logrado mantenerla en el orden del 5%), mientras que en los de desarrollo intermedio suele fluctuar entre el 20 y el 30 por ciento.

Para hacer menos abstractos estos números, con los 20.000 millones de dólares que se dejan de percibir por Ganancias y por IVA, se podrían construir en Argentina 8000 nuevas escuelas primarias por año o aumentar más de seis veces la Asignación Universal por Hijo (extendida a 4.500.000 de beneficiarios).

Pero, ¿por qué ocuparnos de tantos números si nuestra pasión son los libros y la literatura? Es que todos los días padezco las quejas de muchos de mis alumnos de talleres literarios porque no pueden comprar los dólares, euros o reales que ellos necesitan. ¿Y para qué los necesitan estos quejosos consuetudinarios del Gobierno Nacional? Para irse a las Europas, al Caribe, o al gran país del norte, a dilapidar sus ahorrillos que hicieron en este país que tanto los maltrata. Año tras año, buena parte de estos apreciados alumnos, se toman el raje a darse un baño de ilustración o mero placer, claro que siempre aclaran: el viaje se lo paga algún hijo, padre, esa amiga que hace tanto que no los ve.

Es muy grueso decir que vivimos inmersos en una cultura de la evasión. Pero no es menos cierto afirmar que la toleramos en muchos aspectos de nuestra diaria convivencia. En el último mes, varios episodios sacaron a la luz esta arraigada costumbre nacional.

Supimos que la mayoría de los countries construidos en el Nordelta de la provincia de Buenos Aires, no tenían declaradas sus casas, piletas, canchas de golf y figuraban como terrenos baldíos. La Agencia de Recaudación Bonaerense (ARBA) incluyó un listado de morosos luego de intimarlos en repetidas oportunidades. “Pero como la deuda continuó impaga tras un plazo de 20 días para regularizarla, ahora irán a juicio dos ex futbolistas del Mundial ’86, un reconocido modisto y organizador de desfiles, countries y clubes de golf, y firmas de venta de maquinaria agrícola, por una deuda global que alcanza los $ 17,3 millones”.

Para invertir en la bolsa, o bien colocar un plazo fijo, es necesario que se pueda blanquear ese dinero. Y acá salta la bocha: la gran mayoría que quiere comprar dólares y que no está incluida en la masa escrachada por la AFIP, no puede justificar sus ganancias, por eso es que se van al dólar y al mercado negro o paralelo. Según datos del 2010, publicados en La Nación: «No paga el impuesto a las ganancias la mitad de los que deberían».

Por eso, es importante comparar, por ejemplo con Brasil, al que siempre dicen, debemos imitar. Hace unos días, en un programa de TV entrevistaban a ciudadanos brasileños y le pedían que optaran entre dólares y reales: todos eligieron su moneda. ¿Por qué?: porque la evasión en Brasil está alrededor del 16 por ciento de los ingresos potenciales. 16% contra casi el 50% en nuestro país.

Sin embargo, hace menos de un mes, caceroleros y opositores reivindicaron al inmobiliario Rodrigo Saldaña, de Toselli propiedades, que había sido denunciado por la Presidenta. Le pidieron perdón y, en lugar de cuestionar su condición de moroso impositivo, criticaron a Cristina por denunciar su caso. Pinedo, Amadeo y Patricia Bullrich fueron los convocantes. Y anunciaron que presentarían un proyecto en el Congreso para “desagraviarlo”. Sí, en eso anda la oposición: en desagraviar evasores y en blindar mediáticamente a Mauricio Macri, que evade sus responsabilidades y no quiere hacerse cargo del subte de la ciudad que quiso gobernar.

¿Y no es lo mismo que hace ahora el gobernador De la Sota? Desde el 2003 promovió un régimen de jubilaciones anticipadas para los empleados públicos provinciales que se hizo insostenible en el tiempo. Ahora que aquella demagogia le estalló en las manos, evade sus responsabilidades y las suscriptas por su antecesor Schiaretti con la ANSES, y le echa la culpa a la Nación. En un arranque de unitarismo trasnochado pretende desentenderse unilateralmente del Pacto Fiscal firmado por el Estado Nacional y las provincias en 1992.

El “Gallego” cordobés sólo se preocupa por cómo llegar mejor posicionado al 2015. Judicializa sus reclamos al Gobierno Nacional, intenta sin éxito alentar una rebelión de gobernadores, planea con atención cómo ganar tapas en los medios distanciándose del Gobierno, y trata de esconder bajo la alfombra los números en rojo que generó su gestión en la provincia.

Es decir, un evasor asesorado por expertos.

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: