Una publicación efímera, como todo

La Presidenta tiene quien le escriba

In Opinión, por Mario Wainfeld on 12 septiembre, 2012 at 15:48

«No es sencillo saber por qué surgió la diferencia entre Techint y Clarín, que gatilló un reproche de Rocca puesto en negro sobre blanco. Pero es sensato consignar que las posiciones coyunturales de las dos megaempresas distan de ser idénticas», plantea en esta nota Mario Wainfeld. (foto PN/Archivo)

Leemos hoy:

«Paolo Rocca lanzó su mensaje, lo dejó “rebotar” y macerar durante días. Clavó una vieja pica en Flandes: los salarios altos son un factor determinante de la pérdida de competitividad. Y, ya que estamos, “¿por qué no devaluamo’un muchito?”. Con el debate instalado, con adhesiones firmes “del palo” versus críticas virulentas del oficialismo en la mochila, el CEO de Techint mandó parar o al menos desescalar. Cursó una apaciguadora carta a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner puntualizando qué es lo que había dicho. O, por ser más precisos, cuál era el punteo temático que escribió y consultó para su exposición. Comentó que su charla había sido desvirtuada en la información periodística. Consignó que no se presta a “operaciones políticas” (notable sic), despegándose en los hechos de Clarín, su viejo y tradicional aliado. Eso sí, no se apeó de sus posturas sobre los salarios demasiado altos y el dólar demasiado bajo, sin usar estos vocablos.

Cristina Kirchner recogió de volea la carta, le respondió por el mismo medio (muchas epístolas para el siglo XXI y las nuevas tecnologías… y habrá más en este boletín). Le comentó, con buenos modos y con muy otras palabras: “Tiene razón, don Paolo: Clarín miente”. Difundió las dos misivas, cuyos facsímiles están al alcance de cualquiera. (Ver acá)

Una hendija se dejó ver entre dos grandes corporaciones cuyas divergencias con el Gobierno son similares. Ansían volver a los buenos tiempos, aquellos en que las patronales empresarias fijaban el rumbo, ponían o sacaban ministros o secretarios de Estado, emitían dictámenes a menudo vinculantes que los presidentes de la Nación escuchaban con enorme atención y pleitesía.

Volvamos al presente. No es sencillo saber por qué surgió la diferencia entre Techint y Clarín, que gatilló un reproche de Rocca puesto en negro sobre blanco. Pero es sensato consignar que las posiciones coyunturales de las dos megaempresas distan de ser idénticas. Como le pasó a Repsol, una ley mayoritaria limitó el tradicional poder del multimedios. Su plenipotencia tiene una “dead line” que termina el 7 de diciembre. La multi española y el oligopolio argentino claman por la solidaridad de otras empresas y las interpelan: ojo que las campanas también doblan por ustedes. El chavismo, las confiscaciones, están a la vuelta de la esquina. “Formadores de opinión” suman su voz a esa lectura rústica e infundada. Algunos empresarios le hacen eco, porque conviene a sus posiciones tácticas. Pero, ya en el rectángulo de juego, saben que su posición y sus tiempos son muy otros. Y, entonces, como hizo con firme sutileza Rocca, demarcan la cancha y evitan el choque frontal».

(Leer completa la nota de Mario Wainfeld haciendo click acá)

 

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: