Una publicación efímera, como todo

Caleidoscopio

In Opinión, por Jorge Felippa on 17 junio, 2013 at 16:13

kaleidoscope1

por Jorge Felippa

Lunes: Arrancó la semana, ya no con las repercusiones ad infinitum de las “chequeadas investigaciones” del  “Gordito golpista”, que además de showman circense se ha convertido en insultador serial  y maltratador, ahora público, de mujeres. La cadena nacional del desánimo y su repetidoras, más la competencia urgida de escándalos morbosos, encontró en la desaparición de la jovencita Ángeles Rawson, la excusa perfecta para machacar con la meneada inseguridad.

Se abrieron blogs y foros (me los comentaron, no los leí por razones de salud), donde los energúmenos que seguramente integran las huestes caceroleras, pedían atrapar a los “asesinos y violadores”, colgarlos y desangrarlos en una plaza pública y trasmitir su ejecución en cadena nacional. Lo más grave es que este nivel de irracionalidad se expresa también en los comentarios permitidos a los lectores de los diarios digitales del grupo Clarín y sus asociados.

Cuando escribo estas líneas, el crimen de Ángeles, es una tragedia en la que el portero del edificio donde vivía la jovencita está en la mira de los investigadores, y quizá también los familiares más cercanos. Pero el “show” de las especulaciones, de las filtraciones y de los noticieros porteños, a voz en cuello proclama que el caso “tiene en vilo a todo el país”, en una síntesis perfecta del ombliguismo que caracteriza a buena parte de la prensa radicada en la “ciudad autónoma de Buenos Aires”. ¿Y si el portero termina siendo un “perejil”?

Martes: Me enteré de la existencia de Casa Macuca. Es una Asociación Civil sin fines de lucro que trabaja en la ciudad de Córdoba junto a madres e hijos en situación de riesgo social y nutricional, llevando a cabo proyectos de prevención de desnutrición infantil, actividades recreativas y deportivas para más de 140 niños, entre ellos algunos con parálisis cerebral, además de otros micro emprendimientos cooperativos. Su actividad comenzó a fines del 2001 a escasos metros del aeropuerto de Córdoba donde existía un precario asentamiento, al borde del canal maestro. Desde el 2008 la Casa Macuca trasladó su sede junto a los vecinos del asentamiento kilometro 8, a barrio Chingolo III.

A través de un profesor que trabaja allí supe de una iniciativa que quieren poner en marcha y ya está dando sus primeros pasos: constituir una Orquesta Sinfónica con los niños del barrio. Les conté que existen experiencias parecidas de este tipo de orquestas con instrumentos construidos con elementos reciclados y recogidos de basurales, en la comunidad de Cateura, en Paraguay, o la Orquesta Basura de México. También le relaté sobre la película de Fernando Trueba “El milagro del Candeal”, documental sobre las iniciativas musicales de Carlinhos Brown, concretamente en la comunidad del Candeal, donde por el poder de la música se ha convertido en una comunidad especial. Este trabajo se inició con el viaje de Bebo Valdés a Salvador de Bahía, donde todavía es patente la influencia africana en las costumbres, religión y música de sus habitantes. Allí no hay armas ni drogas, sus instrumentos con los que hacen música, gracias a las iniciativas de personas como Carlinhos, un músico que destina su dinero a ayudar a los demás. ¿Y si pudiéramos dar una mano para replicar esta experiencia en Barrio El Chingolo? En eso estamos.

Miércoles: Observé unos minutos el programa ADN, conducido por Tomás Méndez, ahora en su nuevo día y horario en canal 10. Me llamó la atención un recurso de reciente incorporación: encuestas barriales acerca de distintas temáticas. En este programa se mostraron las cifras de una realizada en barrio Alberdi sobre la imagen de algunos políticos locales. Allí aparecía como la mejor posicionada Olga Riutort, y después le seguían, bastante atrás, De la Sota, Mestre, Schiaretti, y Carolina Scotto.

También midieron en ese barrio, quienes eran los periodistas más “creíbles”. Y el “Gordito golpista” se llevaba los laureles, por encima de los locales Jorge Cuadrado, el “Lagarto» Guizzardi, Mario Pereyra, “Petete” Martínez, Gerardo López, y otros del Cadena 3 y La Voz del Interior. Lo interesante y que llamó mi atención, es que entre los que leían y escuchaban a estos periodistas, cambiaba rotundamente el orden de preferencias de los políticos. En este segmento de televidentes y lectores, los políticos con mejor imagen eran De la Sota; Mestre, Schiaretti, mientras que la Riutort aparecía muy relegada. Pregunta capciosa: ¿Tendrán algo que ver las multimillonarias cifras de pautas de publicidad oficial que estos políticos gastan en Cadena 3 y la filiales locales del multimedios Clarín? ¿Usted todavía cree que son “periodistas independientes”, o en verdad usan su oficio para condicionar la opinión de sus oyentes? Nimiedades que a uno se le ocurren, ¿vio?

Jueves: En nuestro país, el 13 de Junio se celebra el día del escritor. Día del natalicio de Leopoldo Lugones. Además de las felicitaciones que recibimos  y agradecemos, queremos saludar los cinco años de EDUVIM, la Editorial de la Universidad de Villa María. Dirigida con solvencia y profesionalismo por Carlos Gazzera, se ha desplegado una muestra de sus casi doscientos títulos publicados en la Biblioteca Córdoba, que merece ser visitada para confirmar el crecimiento, y las potencialidades de la industria editorial en nuestra provincia. También la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad Católica  llevan una persistente y dignísima política de publicaciones científicas, literarias, y ensayísticas. Lo cual por otra parte, deja al desnudo el descuido y porque no el maltrato, ya denunciado en esta columna, a los escritores y editoriales locales por parte de los gobiernos municipales y provinciales. Ordenanzas que no se cumplen, deudas que no se pagan, y Feria del Libro que se achica una semana. Saque usted sus conclusiones.

Viernes: Cerremos la semana con un viaje en la línea N que me llevaba hacia el Cerro de las Rosas a la mañana temprano. Recordemos que los chóferes nos dejaron a pie a casi todos los cordobeses la semana pasada. Y recibieron puteadas de todos los colores, con razones legales y otras más pedestres. Ahora, mientras viajaba, observé y escuché con asombro creciente, que cada pasajero que subía, en su mayoría trabajadores y empleados, saludaba al chofer con un “Buenos días”; “¿Cómo le va?”. ¡Epa!, me dije, parecen viejos conocidos, en su  amable reconocimiento, como aquellos que hacen rutinarios viajes en colectivo entre localidades del interior, y se hacen casi familiares. Cuando me bajé, el día había empezado con el color del respeto, el que nos merecemos todos, porque todos, también somos los otros.

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: