Una publicación efímera, como todo

Clarín volcó el changuito

In Economía, Inflación, Medios de Comunicación, Opinión, por Leandro Selén, Precios on 28 junio, 2013 at 16:28
La sección "Consumo & Ahorro" de Clarín hace una medición de precios, bautizada "El Changuito", donde publica los precios de 10 productos de primera necesidad. Lo interesante es que el resultado de esa propuesta es contrario a la inflación que sostiene el diario en todas sus demás páginas.

La sección «Consumo & Ahorro» de Clarín hace una medición de precios, bautizada «El Changuito», donde publica los precios de 10 productos de primera necesidad. Lo interesante es que el resultado de esa propuesta es contrario a la inflación que sostiene el diario en todas sus demás páginas. (viñeta Télam)

por Leandro Selén (vía Télam)

Clarín por sus notas muere. El diario tiene una sección que se llama «Consumo & Ahorro», que sale solo los viernes en el cuerpo principal del diario, en la sección Sociedad. Desde junio del año pasado viene haciendo una medición de precios, bautizada «El Changuito», donde publica los precios de 10 productos de primera necesidad, a saber, aceite, pan, leche, queso, azúcar, arroz, tomate, fideos, yerba y asado. Lo interesante de esta iniciativa de Clarín para llevarles a sus lectores información precisa sobre la variación de los precios de estos productos esenciales de la canasta básica familiar, es que el resultado de la misma no coincide con los pronósticos pesimistas y las evaluaciones negativas sobre la política impulsada por el gobierno nacional. Y tampoco tiene nada que ver con la inflación que según se sostiene en sus páginas casi a diario, oscilaría entre 25% y 30%.

Desde que se inició el congelamiento de precios, durante febrero de este año, Clarín no paró de emitir notas en contra de su posible éxito. Ya el 17 de marzo publicó que “Pese al congelamiento, en marzo se volvieron a registrar subas”. El 30 de ese mismo mes volvió a la carga con que “Pese al congelamiento, los precios se mueven”. El 2 de mayo le daba crédito a su publicación amiga, O Globo de Brasil, y reproducía que en Argentina “El congelamiento no frena precios”. El 15 de mayo alertaba que “En 3 meses, faltaron productos baratos y se impusieron los caros”. El 23 de mayo, su editorialista Ricardo Roa escribía sobre “El arte de descongelar  lo que nunca se congeló”.Y el 24 de mayo, otra de sus mentadas plumas, Marcelo Bonelli, advertía que “Fracasado el congelamiento, se promueve el escrache”, para descalificar la iniciativa “Mirar para Cuidar”, lanzada por el Gobierno para que las organizaciones políticas fiscalicen el nuevo acuerdo de precios, iniciativa que ya lleva casi un mes y no ha registrado incidente alguno ni quejas de supermercadistas ni de consumidores. Ni siquiera en las páginas de Clarín.

A todo esto, y en medio de la andanada contra el congelamiento de precios que sostiene desde que el mismo comenzó, el Changuito de la sección Sociedad siguió publicándose viernes a viernes. El 1 de marzo, la suma de los productos allí contenidos daba $232,98. El 17 de mayo, esa misma suma volvía a dar $232,98. Y no se había alterado a lo largo de las 11 semanas. El 24 de mayo recién registró una suba de ¡10 centavos!, para ubicarse en $233,08. Y ya el 31 de mayo, el Changuito quebró el congelamiento para cotizar a $234,28.

Así, mientras los periodistas insignia del diario generaban notas y notas en las primeras páginas, con el objetivo de denostar la política de congelamiento de precios y control de la inflación, en la sección Sociedad, alrededor de la página 40 del matutino, viernes a viernes un simple Changuito refutaba línea a línea, cada una de las explosivas notas y editoriales que con indignación escupían los indignados Roa, Bonelli y Cía.

Ni hablar de un análisis más fino, tomando como punto de partida la primera medición del 28 de junio de 2012, cuando el Changuito se podía comprar a $205,33; y comparándolo con los $234,28 de fin de mayo, que dan una inflación anual de 14%, lejos, muy lejos, incluso menos de la mitad, del 30% que se animan a sostener desde las páginas de ese diario.

Que el Changuito que elabora el propio Clarín haya estado clavado en $232,98 desde el 1 de marzo hasta el 31 de mayo, sin dudas, avala el éxito del acuerdo de precios que desde las mismas páginas del diario se esmeraron por asegurar que no se cumplía. Así, mientras para una parte de Clarín los precios no se movieron, para otra parte del mismo diario sí lo hicieron. Ergo, Clarín Miente.

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: