Una publicación efímera, como todo

Luis Mario Vitette Sellanes: «Yo robé por ser y no por tener» (+ video)

In Entrevistas, Policiales, por Hernán Reyes Alcaide y Fabián Cardozo on 20 septiembre, 2013 at 14:09
"Yo robo por ser, y no por tener. Al común de la gente no le interesa que la gente sea, sino que tenga...Yo he tratado de ser en mi vida... y creo que lo logré. Dejé mi marca", dice en esta entrevista de Télam Luis Mario Vitette Sellanes, el "cerebro" del "robo del siglo" al Banco Río de Acassuso. (foto Télam)

«Yo robé por ser, y no por tener. Al común de la gente no le interesa que la gente sea, sino que tenga…Yo he tratado de ser en mi vida… y creo que lo logré. Dejé mi marca», dice en esta entrevista de Télam Luis Mario Vitette Sellanes, el «cerebro» del «robo del siglo» al Banco Río de Acassuso. (foto Télam)

por Hernán Reyes Alcaide y Fabián Cardozo (vía Télam)

Luis Mario Vitette Sellanes, el «cerebro» del «robo del siglo» al Banco Río de Acassuso, reconoció que el día del asalto sintió «pánico escénico» y dijo que quedó en la historia por haber concretado ese robo.

«Tuve pánico escénico a pesar de haber estado un montón de meses preparándome para montar esa puesta en escena esa trampa. Pero fue un minuto, luego me di cuenta de que estaba preparado, y salí», afirmó Vittete a Télam desde Uruguay, a donde llegó expulsado de la Argentina tras 5 años en prisión, por un reclamo legal que reconoció como «una manipulación de la ley vigente”.

Vitette recibió a Télam en una casa de la localidad uruguaya de San José, junto a dos músicos de «Los Trovadores de Venus», el grupo musical que fue casi su vocero artístico durante los años de «tristeza, soledad y pan duro», como recordó su paso por la cárcel.

También lo acompañó durante la entrevista Milton Negrín, un amigo de su infancia, que evocó la época en la que el papá del autor del «Robo del Siglo» llevaba a todos los muchachos del barrio a tomar café con leche y bizcochos a una de las confiterías de las que era dueño.

En esa época, Vitette quería ser como su padre, según recordó: «Soñaba ser un hombre de empresa, padre de familia, ser parte de esa enseñanza de casarse, tener hijos, reproducirse… Pasar la vida de forma plana, convencional».

Fue en su San José natal que tuvo sus primeros problemas con la ley, cuando estuvo “involucrado” en un robo a una estación de servicio en el que fue asesinado un trabajador, crimen del que se hizo cargo y purgó una condena en la cárcel.

«Es algo que me tortura siempre, fue un click enorme en mi vida», reconoció Vitette, quien aclaró: «Me hice cargo de esa situación y pagué».

Desde esa época mantiene críticas al sistema carcelario tanto en su país como en la Argentina y dijo que «la cárcel no ayuda a los pibes que entran. Están todo el día en el patio, hablando con delincuentes como yo. ¿Qué creés que van a ser cuando salgan? Hay que ponerlos a estudiar, que se formen, que sean ayudantes de trabajadores. Creo en el estudio como modificador de los hábitos».

«La cárcel hoy prepara detenidos para cosas peores. En todas partes del mundo están empezando a hablar de no endurecer penas, de plantear penas alternativas, porque así como está no se cumple la función social de la cárcel», dijo.
Sus años en los sucesivos “infiernos”, como él llama a la cárcel, le sirvieron para estudiar y aprender derecho, y sostuvo que ese terminó siendo su pasaporte de salida.

«Aprendí la ley de memoria, hasta las discusiones en el Congreso. Así pude hacer que me expulsaran», describió sobre la acumulación de penas que recibió para acogerse a la Ley de Extrañamiento vigente en Argentina, por la que pudo salir expulsado al cumplir la mitad de la condena.

El «hombre del traje gris» del banco Río de Acasusso consideró que, tras haber purgado los últimos cinco años preso, ya no le debe nada a la sociedad.

«No es que yo haya estado preso con una pena que me puse a mí mismo. No dije `bueno, por mis fechorías voy a estar tres días acostado con dos señoritas y una botella de champán`. Yo pagué con los tiempos que toda la sociedad, a través de sus legisladores, fijaron para lo que hice», agregó.

«Sé que no soy un Robin Hood. Yo soy egoísta, nada de Robin Hood. He tenido plata y la he compartido, gastado y vivido. Pero también sé que parte de este personaje mediático que construí vende porque mucha gente me ve como la venganza por lo que hicieron los bancos en 2001 en Argentina y después acá en Uruguay», reconoció.

En zapatillas y bermudas, buscó distanciarse de la figura de bon vivant con la que, dice, se asocia a los grandes ladrones de bancos.

«Todos se figuran un capo mafioso. Tienen esa imagen del tipo tirado, un cigarro grande, la botella de champán. Pero eso es una fotografía, la película entera es totalmente negativa. Por cada botella de champán, que los pibes sepan que yo he pasado meses, años, llorando solo y comiendo panes duros», dijo.

Además, Vitette dijo que será “difícil” que el delito vuelva a tentarlo: «Todo el mundo busca quedar en la historia. Yo creo que ya quedé, ¿no?», lanzó, consciente del impacto mediático que tuvo el golpe al Río en su momento y que tiene hoy su figura.

«No fue mi primogénito, pero sí fue mi obra mayor», describió el hombre respecto de la tarde del 13 de enero de 2006, cuando cinco ladrones coparon el banco, tomaron 23 rehenes y mientras negociaban con la policía, saquearon 143 cajas de seguridad y obtuvieron un botín de 19 millones de dólares en joyas y dinero, de lo que sólo se recuperó un millón y medio.

«Yo robé por ser y no por tener. Al común de la gente no le interesa que la gente sea, sino que tenga…Yo he tratado de ser en mi vida… y creo que lo logré. Dejé mi marca. ¿Sabés lo que es para mí haberle manejado la situación a un tipo experto en negociador de rehenes? Fue orgásmico, fue como que una prostituta te pague por tener sexo con ella. Ese día me sentí pleno como nunca», sentenció.

«Yo ya hice ese robo. Nada después de eso va a conseguir que yo sea más de lo que ya soy. ¿Con qué me van a tentar ahora?», dijo.

Es que desde que salió de prisión, Vitette recibe mensajes a través de Twitter y Facebook donde le piden consejos para cometer delitos.

«A esos los bloqueo enseguida, están locos», los critica, tras lo cual aclara: «Si querés te doy una mano, te digo que vengas a cortar el pasto acá en casa… pero consejos para un ilícito, ni loco».

Macao anuncio

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: