Una publicación efímera, como todo

Las brisas del arte

In Opinión, por Jorge Felippa on 7 octubre, 2013 at 9:00

quien soy

por Jorge Felippa

Lunes: Habíamos anotado en esta columna el sábado pasado que la temporada de incendios estaba en pleno auge. Y nos preguntábamos cuando llegaría a Malvinas Argentinas. Se entiende que lo dijimos metafóricamente, pero no fueron metáforas las que emplearon los policías para intentar desalojar a los manifestantes de organizaciones sociales, ambientalistas y vecinos del acampe frente a la planta que pretende construir Monsanto. Palos, empujones, gas pimienta y delicadezas a las que nos tiene acostumbrados la policía, terminaron con heridos, detenidos y un stop provisorio a las obras. Al otro día, una costosa solicitada de la multinacional salió a reclamar por sus derechos legales a instalarse allí. La prensa que publicita cada centímetro de vereda que inaugura el gobernador, también reprodujo ad infinitum las razones de Monsanto. De la Soja, como siempre, le echó la culpa al Gobierno Nacional. Mientras tanto, siguen los apoyos encontrados hacia uno y otro sector enfrentados en esta cuestión y que hasta el momento, esgrimen posiciones  irreductibles. Mientras la UNC repudia la agresión contra los manifestantes, la CGT que encabeza José Pihen, y una entidad empresaria, salieron a defender a trabajadores por un lado, y los supuestos beneficios de la instalación de Monsanto, por el otro. Uno escucha voces que dicen que en este asunto, hay dos bibliotecas, como en el derecho. Pero también es cierto que hay mucho más que dos campanas. Una reedición de la antigua pelea entre David y Goliath se escenifica a pocos kilómetros de una ciudad, sin servicio de Justicia, y que mira por televisión como siguen ardiendo campos y sierras durante todo el fin de semana. En Los Cóndores, la Pampa de Olaen, Santa Rosa de Calamuchita, San Agustín, Huerta Grande, se quemaron otras miles de hectáreas que se suman a las más de 105.000 ya consumidas. ¿Córdoba no para?

 

Martes: La literatura de Córdoba, por suerte, iluminó el panorama cultural de esta provincia con dos buenas nuevas. La más trascendente fue que la exquisita escritora cordobesa Perla Suez ganó el Premio Nacional de Novela que entregó la Secretaría de Cultura de la Nación. «Estos premios son una acción más de estímulo y difusión a nuestros creadores, la máxima distinción que otorga el Estado nacional fuera de las lógicas de mercado y cánones publicitarios», dijo Rodolfo Hamawi, director de Industrias Culturales.

Tras recibir el premio Suez celebró la entrega de estos galardones «respetando el arte y la cultura de todos los argentinos». «Es un honor muy grande que un jurado de este nivel -Mario Goloboff, Noé Jitrik y Guillermo Martínez entre otros- me distinga con este premio, porque eso significa que han creído en la historia que conté», señaló Suez sobre «Humo Rojo», la novela editada por Edhasa donde desentraña las vicisitudes de las relaciones familiares.

La otra noticia alentadora fue que se abrió en la pantalla de Canal 12, después de medianoche de los martes, un espacio para la difusión de la literatura y los escritores de Córdoba. Reconocida en el mundo editorial por su sello El Emporio Ediciones, Tamara Sternberg arriba a la pantalla chica con el programa 7 Puentes con Tamara que contará con su conducción. A lo largo del ciclo, Sternberg dialogará con escritores, pensadores y lectores, entre ellos  personalidades como Reyna Carranza, Roberto Lapid, Graciela Ramos, Pablo Rossi, Ceferino Reato y Luis Lacalle. Felicitaciones a estas dos mujeres que, con talento y dedicación, contribuyen a consolidar la cultura de nuestra provincia.

 

Miércoles: Muchos podrán decir que me fui al carajo. Como si por acá no tuviera asuntos graves y urgentes en qué ocupar mis energías, me dedico a prestarle atención a conflictos irresueltos a miles de kilómetros de nuestro suelo. ¿Alguien ha oído hablar del pueblo saharaui? El pueblo saharaui mantiene, con el gobierno de Marruecos, un conflicto que ya dura varias décadas y que se inicia en 1975. Ese año, España abandona su colonia en el Sahara Occidental y Marruecos lo invade. Pese a que España se había comprometido a realizar un referéndum sobre la independencia de la colonia, la Marcha Verde marroquí sorprendió al Estado español en un momento delicado y no se hizo nada. Comenzó a librarse una guerra entre el Frente Polisario (movimiento político y militar del Sahara Occidental que lucha por la autodeterminación del pueblo saharaui) y sus vecinos del Norte (Marruecos) y del Sur (Mauritania) que intentan adueñarse de la zona occidental (un área con importantes yacimientos de fosfato, petróleo y gas natural). ¿Quién se quedó con el territorio? En 1979, Mauritania firmó la paz con los saharauis y renunció a sus pretensiones sobre la región. Doce años más tarde, en 1991, Marruecos firmó el alto el fuego con los saharauis y la ONU se comprometió a realizar un referéndum en febrero de 1992. La consulta nunca se celebró. Por este motivo Marruecos ejerce su soberanía sobre la zona, pese a que la comunidad internacional considera que el Sahara Occidental sigue siendo territorio pendiente de descolonización. ¿Por qué no se ha celebrado aún el referéndum? Por los recursos de apelación interpuestos por Marruecos en los que exige que los marroquíes instalados en la zona también tengan derecho a voto. Algo muy parecido a lo que ocurre con nuestras Malvinas. Al día de hoy, la población saharaui es minoritaria en el Sahara Occidental. ¿Qué pasó con ellos? La invasión marroquí obligó a decenas de miles de saharauis a huir al desierto argelino y vivir en campos de refugiados. Los que no pudieron huir permanecen en el territorio ocupado por Marruecos bajo su hegemonía. Diferentes ONG han denunciado las constantes violaciones de los derechos humanos que sufre la población saharaui que vive bajo bandera marroquí.

¿Y por qué fui a parar al Sahara Occidental? Porque las mujeres saharauis ejercen un rol fundamental en esta lucha y deciden junto a los hombres, todas las acciones en pos de recuperar sus territorios ancestrales. Les dejó la inquietud, si no tienen otros “temitas” urgentes que los acosen.

 

Jueves: El caso de los narcopolicías “no para”. Hubo dos hechos que se suman al tembladeral abierto con la detención de cinco policías y la renuncia del Ministro de Seguridad y del Jefe de Policía. Por un lado, la viuda de Juan Alós no cree que se haya suicidado y pidió que se investigue el caso hasta las últimas consecuencias. Ayer se reunió con el fiscal federal Enrique Senestrari. Aunque el fiscal provincial Emilio Drazile haya insistido con ratificar que todas las pruebas apuntan a que el ex policía de la División de Lucha contra el Narcotráfico se quitó la vida, la viuda de Juan Alós prefirió mantenerse en el camino de las dudas. En una reunión con el fiscal  Senestrari, que lleva adelante la investigación, le presentó distintos elementos que contradicen las hipótesis manejadas por Drazile. «La señora entiende que el proceder de su marido no se ajusta al protocolo de un suicidio. Tiene la firme convicción de que no se ha quitado la vida», indicó Carlos Nayi, representante legal de la mujer.

El otro hecho, fue el asalto sufrido por la hermana del senador Luis Juez. Los asaltantes apenas si se llevaron algunos objetos de valor pero le dejaron un mensaje muy claro: “Decile a tu hermano que se calle la boca”. Un par de días antes, Juez había presentado una denuncia penal contra el gobernador De la Sota, vinculándolo con la red de narcopolicías. Después del asalto, un Luis Juez, entre compungido y envalentonado, responsabilizó al gobierno por la seguridad de toda su familia. ¿Cómo respondió el gobernador? Con un spot publicitario de dos minutos que se emite a cada rato por todos los canales de aire y de cable. En él se victimiza y nos invita a los cordobeses a abrazarnos al cordobesismo. ¿Qué pretende? ¿Qué Cordoba sea un istmo separado del continente? Nos falta poco: faro ya tenemos.

 

Viernes: Así como hace dos semanas los libros fueron los protagonistas, después los artistas plásticos y sus obras, ahora y hasta el domingo 13 de octubre, Córdoba es aireada por una brisa que multiplica el hormigueo escénico habitual: se despliega el noveno Festival Internacional Mercosur. Serán diez días en que el teatro y la vida cotidiana se entrecruzarán más que de costumbre. La cita es con una intensa actividad que se desborda de las salas a los espacios públicos, en varios puntos de la ciudad y de la provincia, y a escenas menos convencionales como escuelas, fábricas y penitenciarías. La grilla completa prevé más de 200 funciones y dieciséis países están representados en las puestas.

Que Córdoba es una plaza fenomenal para el teatro es innegable. Desde las escuelas de teatro universitaria y provincial, surgen todos los años centenares de teatristas que ponen su cuerpo y sus ideas, al servicio de un público cada más amplio y exigente. Y esta enorme movida del Festival de Mercosur, donde los grupos independientes mancomunan energías con los elencos oficiales, es un ejercicio que ojalá se mantuviera cotidianamente. Que no solo hubiera presupuesto para estas ocasiones extraordinarias, bienvenidas y saludables.  Uno alienta esta ingenua pretensión: que no se malgastaran los dineros públicos para promocionar la obcenidad revisteril que hace verano en Villa Carlos Paz.

 

Sábado: ¿Me permiten recomendarles un libro? “Quien soy» o «¿Quién soy?», como propone la tapa del libro en un exquisito relieve, ayuda a responder estos duros interrogantes: ¿Cómo contar la apropiación de niños en la dictadura cívico-militar? ¿Cómo ficcionalizar la realidad y abordarla para los más chicos? Ese el desafío que asumieron los escritores María Teresa Andruetto, Paula Bombara, Ines Rivera y Mario Méndez para contar historias de nietos restituidos que hoy son dueños de su verdadera identidad.

«¿Quién soy? Relatos sobre identidad, nietos y reencuentros» es una edición de lujo de Calibroscopio también con ilustraciones de Irene Singer, María Wernicke, Istvansch y Pablo Bernasconi, pensada para que la lean los más chicos de la mano de un adulto intermediario, aunque no es para nada excluyente. Un libro bello y conmovedor, por dentro y por fuera. No lo dejen de leer.

Macao anuncio

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: