Una publicación efímera, como todo

Cultura en Córdoba: cómo hacer 1.001 ideas sin un mango

In Apuntes rápidos, por Mario Rivas on 12 mayo, 2014 at 11:09

por Mario Rivas

Hace algunos años comenzamos a recopilar y anotar ideas para el desarrollo de la cultura en Córdoba. En un viejo cuaderno Gloria de 176 hojas fuimos pegando iniciativas que nos parecían interesantes y anotando otras que se nos iban ocurriendo. Así, al paso del tiempo, nos encontramos con un impresionante archivo de 1.001 ideas culturales para dotar de sentido a nuestra ciudad y a sus habitantes.

La mayoría de estas ideas no requieren de presupuesto,  aunque sí de la utilización de la infraestructura estatal. Y en algunos casos ni siquiera de ella.

Se tratan de ideas, proyectos, actividades que sitúan a la cultura como generadora de cambios para dotar de sentido a la vida de los habitantes de una ciudad. Y para que esos habitantes se conviertan en ciudadanos, partícipes de un cambio cultural necesario e imprescindible.

En general nuestros funcionarios entienden a la cultura como simples fuegos de artificio y no se dan cuenta de que es precisamente la cultura, a través de los servicios que brinda a sus ciudadanos,  la que ayuda a dotar de sentido el hecho de vivir en comunidad.

Hoy asistimos en Córdoba a un lenguaje cada vez más degradado de sus habitantes, a la desidia por el otro verificada en el caos vehicular e incluso en el tránsito peatonal, en el desprecio por los espacios públicos y en general por un sentimiento de no pertenencia. Es ahí en donde la cultura juega su papel fundamental y constructor de sentido.

El servicio cultural debe empezar por dar respuestas a las necesidades del ciudadano. Y es efectivo sólo si satisface esas necesidades y genera otras nuevas.

En este sentido,  los Centros Culturales de la Municipalidad deberían funcionar como faros de diálogo ciudadano. Lugares en donde los vecinos puedan encontrarse y reconocerse. Pero esto no se logra con la sola enunciación de objetivos ni con decir «las puertas están abiertas» para escuchar propuestas.

El gestor cultural debe salir a buscar a los vecinos, conversar con ellos, escucharlos en sus necesidades y hacerlos partícipes de las soluciones.

El vecino debe ser co-productor de los servicios culturales. Si el desarrollo de lo cultural tiene que ver con la generación de identidad y sentido de pertenencia de un pueblo, el vecino de a pie no puede ser un simple convidado de piedra, un consumidor al cual se lo convoca sólo para que participe pagando una entrada.

Lograr la participación ciudadana en la generación de cultura es el gran desafío que enfrentamos los cordobeses. Y para esto no hacen falta mayores presupuestos, sólo la decisión política de hacerlo.

NdelE: esta nota fue publicada originalmente el 8 de junio de 2011

El Globo flyer

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: