Una publicación efímera, como todo

“La violencia no entiende de religiones”, testimonio de un palestino del equipo de MSF en Gaza

In Internacionales, Noticias on 30 julio, 2014 at 18:22
"Ocurra lo ocurra, tenemos las de perder, porque hemos perdido a nuestros hijos. Poco importan las casas o los coches, pero los niños, es lo más preciado que tenemos. Si mueren soldados en la guerra, es triste, pero es su elección. Los niños no tienen elección: son inocentes", dice este desgarrador testimonio de un palestino de Gaza reproducido hoy por MSF (foto Samantha Maurin/ MSF)

«Ocurra lo ocurra, tenemos las de perder, porque hemos perdido a nuestros hijos. Poco importan las casas o los coches, pero los niños, es lo más preciado que tenemos. Si mueren soldados en la guerra, es triste, pero es su elección. Los niños no tienen elección: son inocentes», dice este desgarrador testimonio de un palestino de Gaza reproducido hoy por MSF (foto Samantha Maurin/ MSF)

Internacionales, Franja de Gaza, 30 Jul (vía MSF).- Desde que empezó la guerra, muchos miembros del equipo palestino de Médicos Sin Fronteras en Gaza se alojaron en los locales de la organización. Allí se sienten más seguros y les reconforta la compañía de otros. Desamparados por su impotencia de proteger a sus propios hijos e impactados por la violencia con la que Gaza es bombardeada, están atrapados y resignados. Uno de ellos ofrece su testimonio.

«Desde el primer día de la guerra, llevé a mi mujer y a mis hijos a casa de mi familia política para que encontrasen apoyo. Yo decidí quedarme aquí en la oficina de MSF. Mi hija tiene dos años y medio y tiene mucho miedo. Cuando escucha las detonaciones, vomita y puede permanecer durante horas en silencio. Mi hijo tiene tres años, pero hace como si tal cosa, ni se inmuta.

Yo también tengo miedo. Cuando estoy aquí en la oficina de MSF, estamos juntos, entre colegas, hablamos, compartimos un café o una shisha, y así pasamos el rato. Pero en cuanto salgo a la calle, es terrible. Lo que pasa fuera es una tragedia. Hoy he regresado a casa para recoger algunas cosas y en el coche sentía latir mi corazón muy rápido. Ya he vivido esto otras veces, pero en mi opinión, esto es mucho peor. Bombardeos tan intensos, tan cercanos, que pueden caer en cualquier parte. Jamás había vivido algo así.

No quiero ver derramar ni una gota de sangre de mis hijos, ni un rasguño. No hay nada peor que la guerra. Ocurra lo ocurra, tenemos las de perder, porque hemos perdido a nuestros hijos. Poco importan las casas o los coches, pero los niños, es lo más preciado que tenemos. Si mueren soldados en la guerra, es triste, pero es su elección. Los niños no tienen elección: son inocentes.

Si no puedo proteger a nuestra familia, ¿cómo podría proteger a mi país? Pertenezco a mi país, y amo a mi país, pero no ciegamente. Pienso que hay que ser justo y recto, pero sin caer en el extremismo. Quiero que esto se detenga. La violencia no entiende de religiones. Todas las religiones están a favor de la paz.»

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: