Una publicación efímera, como todo

Archive for the ‘Carta de Lectores’ Category

Cartas de Lectores

In Carta de Lectores, Medios de Comunicación on 13 agosto, 2012 at 17:01

A raíz de la publicación de la nota de opinión de Horacio Verbitsky (ver acá), recibimos este Carta de Lectores:

MARIO: Me resulta difícil de tomarme en serio el escándalo que hacen las vestales indignadas porque Cristina osó criticar a Bonelli de la forma en que lo hizo. Lee el resto de esta entrada »

El Misoprostol va a cambiar las metáforas sobre el aborto

In Carta de Lectores, por Nilda Allegri, Salud on 8 noviembre, 2011 at 12:47

N dela R: A raíz de la nota de Zula Lucero sobre el tema del aborto (ver aquí) la colaboradora Nilda Allegri nos hace llegar estas reflexiones.

por Nilda Allegri

Hasta hace unos 25 años atrás, en las clases medias bajas urbanas se identificaba el trabajo de la crianza de un niño con el “lavar pañales”. En esa expresión metafórica se concentraba todo: el amantamiento, las horas de vigilia, el estupor que esa vida nueva establecía en una mujer, la necesidad de dar respuestas todo el tiempo.
Me paso el día lavando pañales decían las jóvenes madres e inmediatamente entendíamos
Soy de la primera camada de madres que no lavó. Crié a mis hijos con descartables. Un gesto menor, pero que producía en las mujeres mayores incomodidad.¡las madres modernas que no lavan mierda!!!. Me llegaron a decir que me perdía de algo, como que era “menos madre”. Me ahorre que mi casa tuviera olores, que mi hijo se paspara, que pareciera en invierno un tendedero: Nada mas. Por supuesto no me ahorre la incertidumbre que genera un niño pequeño ni el amor tan grande que no sabes donde meterlo, ni las risas, ni el cansancio,ni el miedo por el propio porvenir, por la carrera, por el dinero, por la salud, por las consecuencias de no hacerlo bien. Sin lavar pañales fui madre.
Eso si, tuve que cambiar de metáfora: para mi la crianza ya no fue “lavar pañales”

Interpelada por el uso de misoprostol en la tecnología del aborto , lo primero que me vino a la cabeza es la necesidad de cambiar las metáforas cuando cambia la realidad. No voy a repetir aquí,toda las ventajas que plantea, los hombres escuchan sobre el misoprostol y se lo olvidan. Escribi un post sobre eso: http://nosoyloquedeberia.blogspot.com/2010/07/el-uso-del-misoprostol-en-aborto.html
Coincido con el post de Zula, y sin interes en polemizar con feministas creo que la mejor tarea hoy por hoy es centrarse en difundir su uso que en seguir denunciando la opresión patriarcal. Básicamente porque es una herramienta que posibilita una vuelta de tuerca sobre esa opresión, como sucedió con el acceso de las mujeres a las pastillas anticonceptivas en los 60. Tomaron en la mano la posibilidad de incidir en la regulación de la fertilidad. Cambia el escenario radicalmente y cambiarà a no dudarlo, las metáforas sobre el aborto.

El aborto se asocia con los legrados: es decir la crueldad del bisturí, la anestesia, el quirófano y sobre todo la inermidad de quien pone su cuerpo en un acto quirurgico. Si buscas en el diccionario de los escritores, el María Moliner, dice que cruel es un acto donde alguien es “capaz de hacer padecer a otros o de ver que padecen sin conmoverse o con complacencia”. Deriva del latín crudelis (cruel), crudus (crudo, no digerido, indigesto) y crúor (sangre). Es decir, proviene de palabras que nos hablan de la carne despellejada o sangrienta.

Si nos vamos al los abortos domiciliarios de las mas desesperadas o las mas pobres, el escenario empeora: sondas, mangueras, alambres, cualquier cosa que perfore el cuerpo y te permita llegar al hospital (si llegas a tiempo) para que terminen tu cruel tarea. Ahi la muerte te sopla en la nuca y el maltrato esta casi asegurado. Tambien (no menor) esta el temita del dinero, fortunas. Conseguir o no el dinero puede terminar por definir la cosa.

El uso del misoprostol va a cambiar las metáforas sobre el aborto: basta de la crueldad sobre el cuerpo de la mujer. Crueldad intrínseca a la violencia del acto quirúrgico, al maltrato hospitalario, a la violencia sobre el propio cuerpo. Lo que no va a cambiar (usaremos metáforas menos crueles) es la importancia que reviste esa decisión en la vida de una mujer.Aun en la certeza del no deseo de tener un hijo, aun en la ausencia de maltrato o de injuria corporal que abre el uso del misoprostol, aun en la disolución de esas escenas terroríficas que te puede contar cualquier mujer que ha transitado abortos en condiciones indignas, tomar estas decisiones generaran nuevas formas discursivas.
el misoprostol se llama comercialmente oxaprost, se vende en internet, como el viagra. Pero no es necesario comprarlo por internet. Es un antinflamatorio, un remedio comun. Hay gente que de cualquier cosa te arma un mercado clandestino. Un medico puede hacer la receta.
No estamos hablando de una hierba que se encuentra en el monte himalaya. ¡¡¡Qué mierda estamos esperando para dejar de asociar aborto con tijeras, agujas de tejer y cuerpos perforados!!!
Saludo que ahora las mujeres puedan abortar de formas menos crueles, y espero que se legalice el aborto, que se extienda el uso del misoprostol y que salga de la clandestinidad, que los médicos lo receten cuando sea necesario y que ninguna mujer muera por complicaciones de legrados o abortos incompletos. Se acaba el negocio del legrado clandestino, el doble discurso de la corporación medica . Tenemos la tecnología, no es cruenta, es barata, es eficaz, es accesible.
Si se tratara de costos (en materia sanitaria los costos son importantes) se ahorrara muchísimo en el gasto de medicamentos e insumos en tratar abortos domiciliarios incompletos e inseguros.
Si se trata de vidas, nadie muere por el uso de misoprostol.
Si se trata de crueldad, infinitamente menos crueldad sobre el cuerpo de las mujeres
¿Que falta?: la decisión política.
Muchas mujeres esperan.

Y respondiendo a su pregunta Zula, nuestro cuerpo es nuestro.

Carta abierta a Fito Páez

In Opinión, Polémica, por Norberto Galasso on 13 julio, 2011 at 20:52

por Norberto Galasso * (vía Télam)

Estimado Fito: Comprendo tu reacción, tu bronca, tu explosión en caliente, propia de un artista (ver acá). Pero así como la comprendo, no la comparto. No me da ese asco ese 47 por ciento de votos macristas. Me da pena.

En todas las grandes ciudades de América Latina y de cualquier otro país dependiente, las minorías privilegiadas utilizan todo su poder para dominar a los sectores medios, para ponerlos de su lado, para infundirle falsedades. Arturo Jauretche lo llamaba la «colonización pedagógica». Igual que a vos, le provocaba grandes broncas, pero distinguió entre los promotores de la mentira y los engañados. Quizás los primeros le dieron asco igual que a vos, los otros le daban pena y trataba de desazonzarlos.

El fenómeno es semejante en Buenos Aires, como en Lima o Guayaquil y otras grandes ciudades. Hay que disputar la influencia sobre los sectores medios y destruir los mitos con los que quieren dominarlos.

Desde los letreros de las calles y los nombres de los negocios (basta darse una vuelta por la Av. Santa Fe), desde los cartelitos de las plazas y las estatuas de los supuestos próceres, desde las grandes editoriales y los «libros de moda», convertidos en best sellers por los comentarios pagos, desde la prédica liberal en Economía y la prédica mitrista en Historia, desde las geografías exóticas y los literatos que cultivan la evasión y lo fantástico, desde la TV farandulizada y superficial, con mesas redondas de bajísimo nivel político alentadas por los dueños del privilegio, desde gran parte de los periodistas vendidos al mejor postor, y académicos y catedráticos tramposos, todo ese mundo domina el cerebro de amplios sectores medios que se suponen cultos, se suponen radicalmente superiores a los «oscuramente pigmentados», se suponen ejemplo de moral (aunque evaden impuestos, se roban ceniceros de los bares y toallas de los hoteles). Sobre ellos recae también la literatura que Franz Fannon llamaba de «los maestros desorientadores». 

Vos los conocés, los Marcos Aguinis, los Asís, los Kovaddloff, y las peroratas con latines de aquel viejo comando civil que se llama Mariano Grondona y tantos otros.

Pobre gente, Fito. Con todo eso que le tiran encima a la clase media, una buena parte de ella termina votando a Macri. Están presos de un engaño enorme: creen que Macri gestiona (cosa que hace mal o simplemente no hace) y que Macri no tiene ideología (la tiene y bien de derecha). Por otra parte, fue el responsable del contrabando de autos cuando dirigía empresas de su padre, además de las escuchas telefónicas, eliminación de becas y subsidios escolares, negociados con empresas constructoras (única explicación de las bicisendas), lo mismo que su molestia porque los hospitales de la ciudad atiendan a gente «morocha» del conurbano bonaerense.

Se trata además, de que cierta parte de la clase media vive su pequeña vida: asegurarse las vacaciones para el verano, lavar el auto los domingos con más ternura que la que le dedica a la esposa, han mejorado su nivel de vida con los Kirchner y no quieren olas, que nada cambie y creen que algo habrá hecho Macri para esa mejoría que tuvieron. No les importa que el hospital público no funcione, porque tienen medicina prepaga y han sido formados en el individualismo. No les importa que en el Borda se mueran de frío, porque tienen estufas de tiro balanceado, no les importa que en las escuelas públicas falten materiales, porque sus hijos van a escuelas privadas donde, como «el cliente siempre tiene razón», aprueban.

Además, creen en el dios Mercado -no obstante que el mercado libre del menemismo a muchos los dejó deteriorados o fundidos- pero no comprenden a los sindicalistas y les eriza la piel cuando lo ven a Moyano. Y bueno, son así, Fito. ¿Qué le vas a hacer? Lo que no justifica su asco sino en un momento de bronca.

En la vida es necesario a veces tener asco y tener odio también. Eso me lo enseñó el confesor de Eva Perón, el sacerdote Hernán Benítez. Me decía: «Mire m`hijo. Hay que odiar. Hay que odiar a todos los que frustraron el país, lo entregaron, provocaron miseria y represión. Yo, todas las mañanas, me doy un baño, me tomo una taza de café caliente y después me siento en mi sillón y odio»... Yo me asombraba y le decía: «Pero, Padre, usted es un cristiano…» Y él seguía: «Sí, odio, (no asco, Fito). Odio a la oligarquía (ya lo dijo también ese talento que es Leonardo Favio en una canción), odio a Bernardo Neustadt, odio al almirante Rojas…

«Sabe después qué bien me siento para el resto del día.» Así hablaba un cristiano de la Teología de la Liberación.

Por eso no hay que confundir al enemigo, Fito. Si hay que tener asco, tengámoslos a los responsables del aparato mediático y cultural, los que tergiversaron la Historia y la economía, los que robaron la capacidad de razonar a muchos compatriotas, no a estos.

A estos hay que convencerlos. Con la modestia que usaba Jauretche: Usted tiene que avivarse (vea 6,7,8, escuche a Víctor Hugo). Se lo aconsejo yo -decía-, que no me creo un vivo, sino apenas «un gil avivado».

Hay que ganarlos, Fito. No ratificarles que pertenecen al bando del privilegio donde está la Sociedad Rural (¿cuándo vieron una vaca esos que votaron a Macri? ¿Qué saben de la renta agraria diferencial?), y decirles cómo operan las grandes multinacionales y ciertas embajadas y las corporaciones mediáticas.

Los necesitamos, Fito. Comprendo tu bronca, la de un artista; comprendeme a mí, desde la historia y la política.

Te mando un fuerte abrazo. Y te digo: en octubre ganamos, lejos.

*Corriente Política Enrique Santos Discépolo

Patricia Walsh le responde a Horacio Verbitsky

In Carta de Lectores, Polémica on 4 julio, 2011 at 15:20

"Ojalá pueda replicarle en su diario del domingo. Como eso no es tan seguro, le respondí aquí", plantea Patricia Walsh en respuesta a la nota publicada originalmente por Página 12 y republicada en esta página.

N de la R: A raíz de la publicación de la nota  «Walsh y el periodismo» (ver aquí) recibimos esta carta de lectores que damos a conocer:

El problema de Horacio Verbitsky es que se confunde o falta a la verdad.
De modo que respetuosamente intentaré responderle.
Yo no era candidata cuando opiné sobre el premio de la Facultad de Periodismo de La Plata, y es muy sencillo de comprobar. Se es candidato cuando se acuerda en serlo, y se confirma la candidatura cuando se acepta. No era esa mi situación, y ni siquiera lo estaba pensando. Cuando opiné sobre el premio, dije con toda claridad que opinaba como hija.
Verbitsky recuerda cómo mi padre dedicó durante el camporismo su libro Caso Satanowsky a los trabajadores de prensa. Lo que no dice es que tanto él, como mi hermana, como yo misma, éramos parte de esos trabajadores. Tampoco cuenta que éramos todos camporistas, pero la brevedad de aquel gobierno nos impide tomarlo en cuenta para lo que se intenta debatir aquí. Yo trabajé con Verbitsky y con mi padre en el diario Noticias, en el año 74. Por supuesto que ellos eran jefes, y teníamos mucha diferencia de edad, y yo era una simple redactora en la sección Policiales.
Pero no era el nuestro un periodismo complaciente, sino todo lo contrario.
En el caso de Cuba, el otro ejemplo que Verbitsky ofrece, para pensar el periodismo de Walsh, es mi propio padre el que ha escrito con suficiente claridad. Y con sólo leer lo que escribió, y los borradores de su cuento “Adiós a La Habana”, que yo misma aporté para su publicación, en el libro póstumo “Ese hombre”, quedará mejor encaminado este debate. Si Verbitsky quiere debatir con el mismo Rodolfo, con lo que él mismo dejó escrito, ya no podrá ser. Pero es Rodolfo el que escribió: “Asistí al nacimiento de un orden nuevo, a veces épico a veces fastidioso.” Y sobre Masetti dijo: “Periodista, sabía cómo se entretejen renombres y se construyen olvidos”.
Quise mucho a mi padre. No practico ningún “intencionado aplanamiento”. Soy querellante por su homicidio en el marco de un genocidio. Pienso en la épica de sus convicciones y en sus luchas. Me preocupa su buen nombre. Recuerdo sus enseñanzas fundamentales para entender una gran derrota, que resistimos hasta el martirio los que no nos fuimos a ningún lado. No me siento mejor que nadie, pero soy la hija. No tengo ninguna clase de visión ahistórica. Y Verbitsky me recuerda el fastidio del que a veces hablaba mi padre. Ojalá pueda replicarle en su diario del domingo.
Como eso no es tan seguro, le respondí aquí. Y si él quiere responderme algo, leeré lo que escriba. Y si quiero opinar, opinaré. De eso se trata este debate, no? Muchas gracias.

Patricia Walsh

Reclamo por incumplimeinto de los SRT-Canal 10 de Córdoba a la Nueva Ley de Medios

In Carta de Lectores, Medios de Comunicación, Televisión on 30 junio, 2011 at 14:18

Sr. Director de El Ojo con Dientes:

No es nada con Canal 10, al contrario me encanta que estén en el Sistema Argentino de Televisión Digital Terrestre, pero se presenta medida cautelar para la incorporación de CBA24N (que por supuesto quiero que CV lo haga) a Cablevisión y se acusa al mismo de incumplir la Ley de Medios hasta ahi ¡es cierto!.

Pero si vamos al caso, Canal 10 también incumple muchísimos puntos de la Ley de Medios, desde no emitir la licencia en el primetime, que si bien se sabe que es de la Universidad de Córdoba, muchos no saben que es una S.A. y que otro accionista es la municipalidad de Bell Viile, tampoco tienen disponible la planilla de Acceso Publico en su pagina de Internet (El Doce la tiene disponible y actualizada mes a mes, Teleocho la tiene en la pagina de Telefe), por otra parte tampoco cuenta con el servicio de Closed Captión, algo que incluso El Doce tiene aunque no lo avise como Teleocho con un cuadro en pantalla que dice CC.

Otra cosa es que nunca vi fue una advertencia de contenidos y apertura de horario Apto para todo Publico (si el anuncio de las 22), y por ultimo para redondear la Ley prohíbe emisión en Duplex entre emisoras en la misma zona de cobertura, si ponemos el ejemplo de Telefe y Teleocho, o El Doce y El Trece, no están en la misma área de cobertura, pero si se los limita a solo un 30% de retransmisión, por eso los cambios de Teleocho a la mañana con programas locales desde las 9 hasta las 14 y tarde con emisión propia de Los Simpsons (que van a las 20, horario que Telefe tiene Telefe Noticias al aire) y del noticiero Teleocho Noticias que ahora esta a las 19.
Entonces me parece una caradurez apuntar con el dedo a Cablevisión (que por supuesto tiene que agregar a CBA24N a la grilla) y decir que ellos no cumplen con la ley de medios, siendo que en los SRT muchisimos puntos de la ley están siendo adeudados.

Es mi percepción, y lo que pienso es así: Si queremos que Cablevisión Cumpla con la Ley de Medios, que los SRT también cumpla con la Ley, ya que esos puntos no están puestos de adorno ahí.
Bueno te agradezco que me dieras la oportunidad de comentarte esto.

¡Muchas Gracias!

Martín Tincho

La insoportable levedad de los cajeros automáticos (II)

In Carta de Lectores on 12 enero, 2011 at 14:41

A raíz de la publicación de nuestra Postal sobre los cajeros automáticos recibimos la siguiente carta de una lectora fiel:

Apuntes de cajeros automáticos.

Banco Santander Río, sucursal Lanús. Cuatro cajeros, sin plata. Un mundo de gente (imagínese La Carlota, población ¿12000 habitantes? Lanús ¿212.000?) La gente entraba y salia y probaba con su tarjetita. Le digo a la empleada: ponga un cartel de que no hay guita. La señorita dice que no puede. La gente se agolpa y hacen cola, prueba y se va.
Calor, cajero Banco Provincia. Hay cortes de luz. Cajeros sin guita.
Las personas se ponen fastidiosas, las mujeres paranoicas. Nadie tiene efectivo. Así estamos.

Nilda, de Lanús