Una publicación efímera, como todo

Archive for the ‘por Astrid Riehn’ Category

Esos raros productos nuevos

In por Astrid Riehn, Relatos on 2 marzo, 2012 at 16:08

por Astrid Riehn

Acabo de comprar en el chino de la esquina. Los bay biscuits, el Camellito y el Vívere pasaron sin problemas con el código de barra, pip. Cuando llega el turno de las galletitas de arroz, la cajera teclea el código de forma manual y en la pantalla de la caja aparece, bien grande, en letras mayúsculas, «COSA NUEVA».

Hay cierta economía del lenguaje que resulta francamente encantadora.

Las toninas

In por Astrid Riehn, Relatos on 29 febrero, 2012 at 18:14

por Astrid Riehn

«¡Toninas! ¡Toninas!», exclama la señora señalando con un dedo el mar donde chapotea un puñado de surfers en trajes de neoprene negro.

Envejecer, supongo, es también empezar a ver animales en lugar de hombres.

Escoba, nunca taxi

In por Astrid Riehn, Relatos on 14 febrero, 2012 at 12:07

por Astrid Riehn

Mi amiga llega con el changuito a la cola del supermercado.

Hola, buen día, saluda al cajero y comienza a descargar la compra.
Una leche entera. Pip.
Un paquete de arroz. Pip.
Un champú familiar. Pip.
Un kilo de naranjas. Pip.
Una escoba.
Cajero: ¿Qué pasa, decidimos cambiar el medio de transporte?
Pip.

Con la idea fija

In por Astrid Riehn, Relatos on 24 enero, 2012 at 12:08

por Astrid Riehn

Mi sobrino en el auto:
– Cuándo vamos a la playa?
Coro de adultos:
– Estamos yendo, Mati, falta un poco.
– …
– …
– Cuándo vamos a la playa?
– Estamos yendo, Mati, cuando empieces a ver las dunas es porque ya estamos cerca.
– …
– …
– Cuándo vamos a la playa?
– Mati, ya te dijimos, todavía falta, ves las vacas que lindas? Mirá las vaquitas.
– …
– …
– Y por qué no vamos a la playa?

Preocupaciones vacacionales

In por Astrid Riehn, Relatos on 21 enero, 2012 at 9:25

por Astrid Riehn

– Prueben la bondiola. ¿Está bien así o la dejo un ratito más en la parrilla?
– ¿Quedó Fernet o hay que comprar más?
– Mandame un sms y avisame si hay mucho viento en la playa.
– ¿Traemos una mesita más de la otra cabaña para poner la mesa debajo de los árboles?
– ¿Quedó turrón? ¿Y de esas almendras con chocolate?
– ¿Alguien vio el cargador de mi MP3?
– ¿Pusiste las sillitas de playa en el baúl?

No me molestaría vivir todo el año con estas preocupaciones.

 

Diálogos con mi (nuevo) traumatólogo (un señor de casi 80 años)

In por Astrid Riehn, Relatos on 20 enero, 2012 at 8:30

por Astrid Riehn

El Doctor:  Bueno, querida, para esto hay dos cosas. Una es nadar, que a ustedes las mujeres mucho no les gusta, se les destiñe el pelo, se les corre el maquillaje, les da fiaca cambiarse y ponerse la malla, en fin.

Yo: Cara de «algo de razón tiene».

Doctor: La otra es el yoga.

Yo: Cara de embole.

Doctor: Pero sí, la verdad, te entiendo. Es más aburrido que bailar con tu hermano.

Yo: El problema es que estoy todo el día sentada delante de la compu.

Doctor: Y sí, querida, tenés el enemigo en casa. A ver tus pies, a ver cómo pisás.

Yo:  Me saco los zapatos.

Doctor: Bueno, primero lo bueno. Sos linda. Pero tus pies son feos.

Baja el telón.

Sociedad conyugal

In por Astrid Riehn, Relatos on 19 enero, 2012 at 17:50

por Astrid Riehn

Diálogo con señora de más de 70 muy coqueta, llena de collares, anillos y pulseras.

Señora: Yo estoy en contra del divorcio porque creo mucho en la sociedad conyugal.

Yo: (Me doy cuenta que últimamente no debo hablar mucho, pero le pongo cara intrigada)

Señora: Por eso creo que a veces es mejor comerse un copetín al costado (sic) en vez de divorciarse.

Yo: Ajá. Pero éste es su segundo marido.

Señora: Ah sí, porque por suerte quedé viuda.

Baja el telón.