Una publicación efímera, como todo

Archive for the ‘por Carola Murúa’ Category

La vidriera del Montañés de la calle Salta

In Fotografía, por Carola Murúa, Postales on 29 junio, 2013 at 19:10
vidriera del montañes

(foto: Carola Murúa)

Cuando tenga 64 quiero ser un artista como Jon Anderson

In Opinión, por Carola Murúa on 8 octubre, 2012 at 9:00

Jon Anderson en su show intimista del viernes pasado en Luz y Fuerza de Córdoba. (foto Carola Murúa)

por Carola Murúa

Hace unos cuantos años ví a Jon Anderson en una presentación en la tele, en un awards no sé cuánto. Cantó y se recorrió a los saltitos todo el escenario y buena parte de la platea y a mí me pareció maravilloso cómo estaba de impecable. Pero claro, la tele es la tele, una canción dura cinco minutos, en fin, siempre hay que dudar. El otro día, el viernes, lo tuve ahí: a cuatro metros. En uno de esos eventos mezcla entre extraños y milagrosos que suele generar el Perro Musnack, el mismo que trajo a  ¡King Crimson! también un octubre, pero de hace 18 años atrás, y así tantísima música que nos ha traído a esta ciudad. Lee el resto de esta entrada »

Esquina de mi barrio

In Fotografía, por Carola Murúa on 8 septiembre, 2012 at 10:00

por Carola Murúa

 

Córdoba de lluvia

In Fotografía, por Carola Murúa on 7 septiembre, 2012 at 14:59

por Carola Murúa

Transporte público en Córdoba: La experiencia del Transmilenio bogotano

In Opinión, por Carola Murúa on 11 julio, 2012 at 17:10

Una de las terminales del Transmilenio bogotano en donde se puede apreciar también el carril selectivo por donde circulan y, al fondo, uno de los ómnibus que componen este sistema de transporte. (foto Carola Murúa)

por Carola Murúa

El sistema de transporte  Transmilenio une a toda la ciudad de Bogotá, una ciudad de más de 7 millones de habitantes, ubicada en una montaña surcada de pequeños arroyos (los chorritos, como les dicen allá), la mayoría entubados  a bastantes metros de profundidad.

Tuve oportunidad de utilizarlo mucho, a diario y para trasladarme por prácticamente toda la ciudad, allá por el 2005, Lee el resto de esta entrada »

Servicio garantizado

In por Carola Murúa, Postales on 24 mayo, 2012 at 16:44

Fotógrafos Argentinos: Hoy Carola Murúa

In El Ojo con Dientes, Fotografía, por Carola Murúa on 20 agosto, 2011 at 9:42

Comentario de la autora:

«Estas fotos las tomé en Bogotá, en el año 2005. Estuve un mes ahí con una beca, y tuve tiempo para recorrerla de arriba abajo montones de veces.

Llevé mi cámara de rollo con una lentecita normal y con ella anduve para todos lados, comprobando lo que todos me decían antes de ir y que me parecía un dato pobrísimo: “Bogotá es una ciudad de contrastes”. Y es cierto, hasta un punto increíble, ibas por una calle tranquila y bonita, de corte residencial, dabas vuelta la esquina y te encontrabas de un lado de la vereda desarmaderos de autos y del otro lado de la vereda hoteluchos con chicas esperando clientes.

También me dijeron que sólo anduviera en taxi por la inseguridad, pero el presupuesto no me daba así que me trepé a cuanto colectivo y “transmilenio” se me cruzó en el camino, y fue lo mejor que pude haber hecho porque en realidad no es más insegura que cualquier gran ciudad, y la gente es tan amable pero tan amable, que apabulla (aunque también te apabulla la cantidad de ejército, un dúo de soldados con perros en cada esquina).

Aún así es uno de los lugares más hermosos que he visitado en mi vida, un lugar al que todavía recorro en sueños y al que me encantaría volver.

Las fotos han sido tomadas en el centro de la ciudad, casi siempre lloviendo, y la calidad no es la mejor porque son escaneos de los negativos».

Carola Murúa

Fotógrafa

www.infolamirada.blogspot.com

Consejos para comprar una cámara de fotos digital

In Consumo, Fotografía, Opinión, por Carola Murúa on 13 junio, 2011 at 16:28

"No exagerar con el tamaño de la memoria que compremos" es uno de los consejos que da la profesora Carola Murúa. Leyendo la nota sabrás por qué.

por Carola Murúa *

Existen actualmente en el mercado decenas de  buenas cámaras digitales, de diseño breve, muchos megapíxeles de resolución y montones de funciones a las que no siempre es fácil acceder, y después utilizar. La mayoría prometen hacer las mejores fotos con sólo apretar el botón, estrategia utilizada desde el principio de los tiempos del comercio fotográfico, iniciado con Kodak y su centenario slogan “usted dispare nosotros hacemos el resto”.

La compra de una cámara puede tener varias razones y seguramente una de ellas será el interés por fotografiar las cosas y eventos que de alguna forma nos conmueven o motivan. Registrar un viaje, los primeros pasos de un niño, nuestra mascota o una extraña flor, con intenciones más o menos artísticas según el caso, pero siempre tratando que las fotos tengan una calidad que en lo posible las hagan memorables. Para eso podemos adquirir casi cualquier cámara, por supuesto. Pero para que esa compra sea lo más acertada dentro dentro de la gran oferta que hay, éstos serían los parámetros básicos al elegir:

Más importante que los megapíxeles de una cámara es la calidad de la lente. A partir de 6 mpx se obtienen imágenes de buen formato, pero no es lo mismo una lente de marca reconocida que el minúsculo plastiquito que hace de lente en un celular. Ésa variación de calidad se suele hacer notar en el precio.

Que tenga un buen zoom óptico, el digital carece de importancia ya que sólo hace un recorte de la imagen que dicho sea de paso le quita bastante calidad.

Aunque haya que leer cien veces el manual, es mejor tener una cámara con opciones de menú que controlen el color, resolución e iluminación de nuestras fotos en caso que ser necesario (que es casi siempre).

Que tenga visor para el ojo, ya que las que vienen sólo con pantalla además de consumir mucha energía, no ayudan a componer correctamente las escenas ni a que éstas no salgan movidas.

Una vez que tengamos la cámara y estemos haciendo uso de ella, van estos consejos destinados básicamente a preservar las imágenes, problemática principal de la fotografía digital:

No exagerar con el tamaño de la memoria que compremos; si somos disparadores compulsivos, una tipología de fotógrafo típica de la evolución tecnológica, es mejor tener varias de  4 gigas que una sola de 32, ya que son altamente falibles, extraviables y rompibles. Mejor perder algunas fotos que todas juntas.

Hacer periódicamente copias de seguridad en cds; aunque ahora no existe la posibilidad de que se vele un rollo, está la más probable de que reseteemos la pc y borrar todas las fotos de un tirón, horror de los horrores.

Tomar las fotos en la mejor calidad posible; para bajar hay tiempo. Nada más triste que encontrar que ese hermoso atardecer que sacamos en una playa a 5000 kilómetros de acá con el que pensábamos hacer un mural no nos permite una copia de más de 10 x 15 cm.

Pasar las fotos a papel. La fotografía sigue siendo un objeto, y no hay nada más lindo que compartir, tocar y repasar nuestros recuerdos y percepciones a través de un papel tangible y no en una efímera imagen de computadora.

Y siempre tener en cuenta que más allá de la  tecnología, el hecho fotográfico sigue produciéndose desde su invención  a través de un encuadre de la realidad, de una mirada sobre ese encuadre, y la luz penetrando en una cámara oscura e impresionando un soporte para reproducir lo que nuestro encuadre y mirada captaron, con emoción, sorpresa o simple curiosidad.

 

* Carola Murúa es fotógrafa y docente. Coordina y produce las actividades de La Mirada Fotografía y Turismo Cultural, una escuela / taller con sede en la ciudad de Córdoba.

Más información: www.infolamirada.blogspot.com infolamirada@gmail.com 

(0351) 4229688

Con Néstor y Cristina volvimos a ser peronistas

In Opinión, por Carola Murúa on 29 octubre, 2010 at 1:44

por Carola Murúa

desde que tengo memoria proclamarse peronista en este país es exponerse al desprecio; como mínimo, ser peronista es de negros gronchos que meten las patas en las fuentes, de máxima, bueno, ahí no encuentro la máxima, el límite.

ser peronista es complicado, porque las contradicciones del movimiento suelen ser grandes.  pero la gente bien no tiene tanto problema con las contradicciones. Lo tiene, sí, con la idea de justicia social, básicamente, y de ahí en catarata vamos derechito (bien por derechita) al insulto, a la frase malintencionada y probablemente grosera.

pero yo nunca había vivido un gobierno peronista, no podía dimensionar la enormidad de esa mezcla descompuesta de una suma de odios.

apareció néstor. e hizo todas las cosas que hizo, así, a los gritos, medio desastrado siempre, aprovechando como un chico cualquier distracción para meterse en medio de la gente. néstor no sólo hizo lo que hizo sino que dio lugar a que tuviéramos a cristina de presidenta. entonces a la mezcla de odios se agregó uno más, exacerbado, guarango, a esa mujer impecable, clara e inteligente.

¿qué se puede contestar a cualquier frase que termina «así estamos»?

con néstor y cristina volvimos a ser peronistas. volvimos a ser los gronchos, los populistas, los insultados con una saña que nunca había visto.

pero en estos días me he dado cuenta de una cosa: no hay por qué bancarse ese discurso. campearse entre compañeros usando claves, para ver si son del palo, mientras los que no lo son gritan sus barbaridades a los cuatro vientos. no tengo más ganas de escuchar destilados de machismo, desconsideración y falta de respeto. y mucho menos ahora.

gracias, néstor, por haberme hecho sentir orgullo de ser peronista, y habernos dejado a cristina.

gracias cristina por tu fuerza.

Un grito recorre Europa

In Noticias, por Carola Murúa on 25 mayo, 2010 at 16:48

«¡Traedme el garfio de mierdra

y el caballo de finanzas!»