Una publicación efímera, como todo

Si sos mujer, que se enteren después de comprar el libro

In Opinión, por Analía Lorenzo on 27 noviembre, 2013 at 9:00

Illustration by Vald’Es for La Vie Parisienne magazine, 1926

por Analía Lorenzo (desde México, DF)

Hoy voy a hablar de dos libros que no leí, o mejor dicho, de dos autoras que no leeré jamás. Esta afirmación no debería sorprendernos ya que la mayor parte del periodismo se escribe sin tener la menor idea. Ahora bien, por qué elegir justamente dos libros, dos autores, que no leí ni leeré. La respuesta es simple, por un dato curioso.

¿Qué tienen que ver E.L. James con J.K.Rowling? Pues bien, además del dato curioso que más adelante comentaré, son autoras de las novelas más vendidas de los últimos tiempos.

La primera, dueña de Cincuenta sombras de Grey, que obsesionó y mojó a más amas de casa que toda la historia de la industria del porno junta y condensada. Y, la segunda, madre de una bola de magos que fanatizó a, por lo menos, dos generaciones de adolescentes que sin pensarlo se abocaron a la eterna lectura de la larga novela.

Otra cosa en común es que ambas autoras optaron por la trilogía. Aunque habrá que ver si la trilogía estaba en el contrato inicial o se fue sumando en un “todos ganan” a medida que la casa editora reaccionaba frente a los impactantes números de ventas. Esa parece ser la lógica de las sombras, sobre la que se especula un cuarto libro ad infinitum, hasta satisfacer a las chicas en su orgasmo literario.

Siguiendo con las casualidades, ambas son mujeres, británicas y de casi la misma edad. Pero vamos al dato curioso: las iniciales. No es un secreto ni nada por el estilo pero ambas optaron por firmar con iniciales a pedido del editor. No nombres de mujer en la literatura comercial, “que después de comprar se enteren”.

La pobre Rowling que tiene un solo nombre, Joanne, tuvo que devanarse los sesos para ver de dónde sacaba la segunda inicial. J. Rowling, no era viable, dijo el editor. De allí que la autora de Harry Potter, echó mano a su abuela, la querida Kathleen, para completar su inicial vendedora.

A la autora de Cincuenta sombras de GreyE.L James, le fue similar. Su nombre es Erika Mitchell, por suerte se casó con un tal Leonard que le regaló la L de su inicial y el James, no tengo ni idea de quién lo toma, la autora ha reconocido que empezó a escribir después del entusiasmo que le generó la saga Crepúsculo, así que podemos tener alguna pista de sus influencias.

Ahora bien, al dato curioso que las iniciales de las escritoras son a causa del que el marketing es despiadado con un nombre de mujer en la literatura se me antoja unir otra singular coincidencia. Ambas son las autoras más abandonadas de la historia de la literatura. Aunque nobleza obliga destacar que en el caso de J.K. no es por culpa del mago sino por culpa de su segundo intento: una vacante imprevista, que nada tuvo de magia aunque dicen no es tan malo. E.L.James no tiene justificación, la abandonan por mala. Pero lo mediocre no quita lo caliente, hay que decirlo y no es broma, el baby boom 2012/2013 tiene padre y madre y son este par de iniciales.

Macao anuncio

  1. Hola! Creo que el comentario se queda corto sobre la pésima literatura que resulta de la obra de James… como mujer me espanta pensar en los prototipos que propone la autora y en que otras personas hayan tenido alguna fantasía erótica con estos personajes… dan pena… me leí el primer libro sobre Grey porque me lo regaló alguien que quiero mucho y generalmente elige hermosos libros… pero ni así!

    Me gusta

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: