Una publicación efímera, como todo

Amnesias

In Crónicas, por Analía Lorenzo on 25 agosto, 2013 at 0:09
Casa Vértice Musical 1970 (foto José Anselmo Pérez)

Casa Vértice Musical 1970 (foto José Anselmo Pérez)

por Analía Lorenzo (dese México, DF)

Paraísos perdidos

Hace muchos años, cuando todavía trepaba árboles, sentada en una escalera de lajas, en el medio de un pequeño jardín, me di cuenta de que ese atardecer, ese río y esos cuatro paraísos, algún día, no serían míos. Supe, esa vez, que sucedería, que ese instante de belleza era solo eso, un instante, más o menos largo, que desaparecería.

Retiro

Cuando salvajemente mataron al fotógrafo francés en la estación de Retiro, volví a soñar con aquella noche que dormí en esa terminal.

Absurdamente había olvidado que era Semana Santa y los pasajes a Córdoba estaban agotados. Estuve horas cobijada por ese inmenso ventanal helado a la espera de un milagroso lugar para viajar.  Son largas las noches cuando no hay donde dormir.

Pero recuerdo Retiro como una buena escena de película, como todas esas raras noches transitivas. Finalmente, tipo ocho de la mañana, me dejaron viajar de copiloto, en el asiento al lado del chofer, con quien fui escuchando radio y fumando en la cabina, porque eran los noventas y todavía se dejaba fumar adelante.

El río

Para llegar al río, había que caminar por el asfalto ardiente hasta la bajada a La Olla. Correr, para que los pies desnudos, lo antes posible, llegaran al suave frío del caminito de tierra y piedras con el que el río daba su bienvenida.

El caminito era hostil. Semidesértico, la añeja ladera brindaba amores secos, espinas y pedrería fina que se hacía sentir en las plantas de los pies con cierta habilidad de acupuntura geológica.

El camino de piedras pequeñas conducía a las piedras grandes, las dueñas de nuestros calores. Esas piedras parecían los brazos del río. Cuando llovía en las cumbres y el cauce crecía, el mapa mental de las piedras grandes y sus cimas nos permitía identificar la geografía de la olla de agua y nadar con confianza.

Había un remolino milenario en el río que era la intriga de todos. Alrededor del remolino, acampábamos. Me dejé llevar por la fuerza del agua una vez, para probar en el cuerpo el misterio del remolino, y me tuvieron que sacar.

Ay qué cosas tiene el río.

Cielo oscuro, inmenso, inquieto del desierto

Sucedió en la posada de doña Ana María y Don Teófilo. Era de noche, después del desierto.

Teófilo hablaba del peyote, claro, planta que conoce de toda la vida, la usa para controlar el reuma.

– Miren eso, dijo, mientras señalaba el inmenso cielo.

Allí apareció, ante la estupefacción de todos los que estábamos en el patio de la casa: una forma luminosa, enorme, triangular, con cabeza redonda, atravesando el cielo a la altura del Cinturón de Orión.

Teófilo contó que hace unos años había sucedido. Incluso recuerdo que él fue quien anunció por donde iba a desvanecer y cómo. Señaló el cielo y dijo: a esta altura desaparece, se difumina. Y así sucedió. Una bengala, un fuego artificial, un cometa, una imagen inusual en mis cielos.

La tarde anterior Teófilo había dicho que al peyote, los indios lo llamaban estrellita.

Vértice musical

Según mis informantes la valija verde de José Anselmo Pérez en realidad es marrón. Tan cierto como que la valija mexicana de Capa en realidad eran tres cajas de cartón. La moraleja es que a los fotógrafos les gustan las valijas.

Por suerte, alguien alguna vez las abre y con más suerte, las muestra. Cuando vi en la galería del Ojo las fotos del viejo Pérez, digamos que me ahogué en mis amnesias.

Pelusa, el taller de Puma, la bajada San Roque, Carlos Paz, un resumen de mi infancia, un álbum familiar.

Pero, al llegar a la foto de Vértice Musical sentí mi nariz pegada en esa vidriera.

Sensata evidencia de que traemos los tiempos adentro.

Macao anuncio

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: