Una publicación efímera, como todo

Parado

In Opinión, por Jorge Felippa on 10 abril, 2014 at 16:27
(viñeta Chumy Chúmez)

(viñeta Chumy Chúmez)

por Jorge Felippa

Hoy es un día atípico por donde se lo mire. Dos ¿sindicalistas?, uno hasta hace poco aliado a los K, y el otro, también luchador contra el neoliberalimo hasta hace menos, dividieron las centrales sindicales a las que pertenecían y le hacen un paro a este gobierno.

Se garantizaron la adhesión de los principales gremios del transporte, con lo que clausuraron cualquier discusión acerca de la adhesión o no que recibirá esta medida.
Basta mirar quienes los apoyan para que a uno le corra frío por la espalda. La entente Clarín-La Nación, socios en la Expoagro con la Sociedad Rural, más la CGT del filósofo “luisito/quemador de urnas/dejemos de robar por dos años” Barrionuevo, más el embrionario caprilismo argentino del ex intendente de Tigre, más, cuando no, la ultraizquierda trotskista cuya ceguera ante la realidad, confirma que es una portadora incurable de la enfermedad infantil diagnosticada por Lenin.
Estos muchachos se pasearon sonrientes durante toda la semana en los programas del multimedios de Magnetto y Cia., como genuinos representantes de una clase trabajadora, que a sus anfitriones les da asquito por decirlo suavemente. Y a muchos de nosotros, todos ellos, anfitriones e invitados, nos provocaron arcadas de impotencia.
II
La ciudad entonces amaneció silenciosa. Hasta que desde mi séptimo piso, a las ocho en punto, escuché a los obreros de la construcción que levantan el edificio de un hotel con cocheras sobre la calle Belgrano. Martillos, punzones, barretas, a golpes dijeron presentes como todas las mañanas desde hace casi dos años cuando empezaron la obra. Voces, música de cuarteto, maquinas soldadoras son el concierto habitual con el que me desayuno. O sea… Mientras tanto, a lo lejos, algunas bombas de estruendo de los piquetes que te cortan el paso en los puentes y no te dejan que vayas a “carnerear”, como descalificó el ex compañero Pablo Micheli de la CTA escindida porque perdió unas elecciones. Como la derecha ¿vieron? Se llenan la boca de república, respeto a las instituciones, vocación democrática y otro sin fin de frases altisonantes, que se diluyen como pompas de jabón si pierden las elecciones. Por arte de birlibirloques, las mayorías triunfantes se convierten en dictaduras que deben “consensuar” con las minorías. Si no hacés lo que yo quiero, me llevó la pelota a mi casa. Y se acabó el partido. No, muchachos. El partido sigue. Y pueden ganar otro si juegan con las mismas reglas aceptadas por todos. Para eso se consiguió la democracia. ¿O les agarró la amnesia?
III
Por último, a riesgo de ponerme antipático con muchos lectores, quiero confesar que los muchachos de la UTA, me tienen las pelotas por el piso. Los chóferes de colectivos, urbanos e interurbanos, tienen gremios con una larga y riquísima historia de luchas y conquistas, en defensa de sus salarios y de sus fuentes de trabajo. Han lidiado con todo tipo de gobiernos de distintos signos políticos, con funcionarios ineptos, muchas veces corruptos y con empresarios que tienen la vaca atada. Y a esa teta, a la que aportamos todos los laburantes, no solo con el precio del boleto sino con otros impuestos, no han dejado de exprimirla sin consideración alguna por el resto de los mortales.
Sabemos que los choferes han soportado vaciamientos empresarios, casi siempre vinculados a los gobiernos de turno. En ese río revuelto, han conseguido conquistas que más de un gremio les envidia. Y a los que no usan el colectivo diariamente, les provocan otros sentimientos que casi siempre terminan con las palabras “…de mierda”. Sus salarios también son envidiables porque todos los laburantes deberían tener salarios decentes, sean maestros, empleados públicos, de comercio, torneros, bancarios o panaderos.
La memoria del “Negro” Atilio López está inscripta en los genes del sindicalismo de Córdoba y en la memoria afectiva, me atrevería a afirmar, de la gran mayoría de los cordobeses. Él formó parte del último gobierno de signo nacional y popular que tuvo Córdoba. Ya sabemos cómo lo aniquilaron. Y porqué.
Entonces, ustedes que tienen una fuente de trabajo, un salario decente, una historia de luchas que los honra, no estiren así la cuerda. Su fuente de trabajo también es la única herramienta que miles y miles de trabajadores tenemos para llegar a nuestras oficinas, comercios, fábricas, escuelas y parar la olla.
No pueden ignorarlo. Sé que no lo ignoran pero ya no bastan las disculpas. ¿Contra quién es la adhesión al paro de hoy? ¿Contra la patronal o contra el gobierno nacional? Saben que buena parte de sus salarios les llega a través de subsidios nacionales. Dinero de todos los argentinos: cordobeses, misioneros, porteños, rosarinos, santiagueños, etc. Muchachos, hoy, no sé si les queda claro, dejaron de a pie, a millones de argentinos que les pagamos el salario. Laburantes como ustedes. Hoy, muchos, acaso sintieron que ustedes les metieron la mano al bolsillo.
¿Contra quién es el paro? Preguntensé a quienes favorece y no se olviden del “Negro” Atilio López.

Flyer no le des más vueltas

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: