Una publicación efímera, como todo

El teatro es para gente arriesgada

In Crónicas, por Patricio Pérez, Teatro on 14 mayo, 2015 at 11:14
7 Voi Due se puede ver en Espacio Máscara Teatro (La Rioja 836) todos los domingos de mayo. Debido a la capacidad limitada de la sala, se recomienda hacer reservas al número 4256678 (foto Diego Ruíz)

7 Voi Due se puede ver en Espacio Máscara Teatro (La Rioja 836) todos los domingos de mayo. Debido a la capacidad limitada de la sala, se recomienda hacer reservas al número 4256678 (foto Diego Ruíz)

por Patricio Pérez

El teatro tiene una cosa mágica. No es el televisor que uno prende tranquilo: la “caja boba” habla sola, jamás te interpela. Ir al teatro es arriesgarse a sentarse y ser fulminado con una mirada por el actor, que vio en vos una fuerza antagónica, un desafío o un cómplice. O a que los gritos en escena te provoquen un eco en las tripas, o someterte a la tensión del dolor representado en escena: real, carnal y sin vidriera. El teatro es para gente arriesgada. Si no fuera por este plus, sin ánimo de ofender a nadie, me quedaría en casa mirando una película pay per view.

 

Ojo, que no siempre fue así. El teatro cortesano dio paso a un teatro popular, inmediato, combativo, de fuerte cohesión con el público. De nuevas formas de tratar las viejas historias. Hoy por hoy, gracias a esa cualidad que tiene el arte de cuestionarse a sí mismo, las artes escénicas fueron explorando nuevas formas de relacionarse con sus propias categorías, que Aristóteles quiso definir una vez y para siempre.

 

Reflexión sobre el arte es, justamente, lo que encontramos en 7 Voi Due (Sois vosotros dos), obra que surge a partir de la Tesis de Licenciatura en Teatro de la dramaturga María Verónica Mendieta.

Reflexión es programa, es pensamiento y es acción. 7 Voi Due se lo propone así: indaga sobre la presencia del actor en la dramaturgia escrita. “Ésta es entendida como la fuerza que encarna su presencia, propiamente dicha”, explica Verónica, “pero también como un vínculo: entre los propios actores, y entre ellos y el público”.

Los actores en escena son siete: Héctor Alem, Penélope Arolfo, Santiago Bruzzone, Tomás Rodolfo Castagno, Williams Sery, Eliana Velázquez, incluyendo a la propia Verónica, con la asistencia en la dirección a cargo de Cecilia Lanfri.

 

7 Voi Due desestima la noción de “personaje”: cada actor se relacionará con la escena de una forma particular, pero nunca fija. La improvisación, siempre presente en el teatro, se canaliza por medio de “la vibración conjunta, que hace única a cada obra”, según cuenta Santiago. El resultado: una obra que fluctúa entre intensidad, silencio y una atrapante cuestión sobre la condición humana.

La trama cuenta tres historias que irán entrecruzándose. Las temáticas y las situaciones son variadas: desde la guerra franco-prusiana de finales del siglo XIX, hasta una historia de amor en tiempos del chat y del celular. Cada historia trae consigo una reflexión sobre la división y sobre la unión: están presentes la guerra, el exilio, los naufragios en Lampedusa, el desamor, el Holocausto.

Cada historia encara una forma particular de relación actor/ público: así, fuertes gritos predominarán en la afrenta entre dos generales franceses en una guerra simbólica; y, en otro momento, la poesía y las conversaciones café mediante marcarán el ritmo de una historia teñida por la nostalgia.

 

En suma, a la cadencia de 7 Voi Due la da la presencia de sus actores. La decisión clave: derribar la cuarta pared. Veremos que hay actores que empiezan sentados frente al público; otros que, como ya dijimos, lo desafiarán con firmeza (¡no es televisión, recordemos!). Es el ambiente de intimidad lo que conforma la crudeza de su mensaje: “Dios juntó arena de los cuatro rincones de la Tierra para crear al hombre”, dice un pasaje citado en la obra, “y ninguno puede atribuirse la cuna de la Humanidad”. En la forma y en el fondo, es esta falsa división entre seres humanos lo que la obra pone en jaque de un modo magistral.

 

7 Voi Due es una obra sin efectos especiales. La trama habla a la mente y al corazón por turnos: ternura y desolación, y una tensión que se mantiene entre estos dos extremos.

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: