Una publicación efímera, como todo

Sobre la magia de irnos sin jamás partir

In Opinión, por María de la Paz. on 27 febrero, 2013 at 18:13

Caribes

por María de la Paz (desde Caracas)

Como a todas las historias por las que transitamos les intentamos encontrar nexos, como piezas de rompecabezas para componer el paisaje frente a nuestros ojos, es que he dado un vistazo al pasado de esta zona venezolana donde estoy.

Y como todo se asemeja a todo aunque no lo parezca a simple vista, quizás pensando en mí misma también, viendo los rostros del color del sol unos, y de la tierra otros, conversando con mayores sobre los hijos que se han marchado buscando su horizonte lejos, tan lejos como Cambodia, como Bélgica, como México, distingo una realidad nítida: somos nómadas por naturaleza, genéticamente nómadas sin que varíe nada. Sólo hay un punto en el que si varía, el punto en que amamos, sentimos amor por el suelo donde nacemos, sentimos amor por los rostros únicos e irrepetibles de nuestros padres; mas evolutivamente estamos buscando nuevos amaneceres mientras volvemos la mirada atrás, siempre nos vamos sin irnos nunca.

Hoy percibo que entre las culturas existe, a pesar de sus diferencias, un punto de inflexión que sensiblemente nos une a todos. Como parte de esta historia donde el destino me ha dejado pasar nota, encuentro que todos hemos mirado hacia otros horizontes teniendo en mente quizás aquella costa, quizás esa montaña donde mirarnos para volver.

Esta es la historia muy brevemente resumida, del venezolano que habitó cerca de las costas de Caracas o Valencia, esos que tenían el mar en las venas; los Karibes , pueblo de aborígenes dedicados a la recolección de ostras, a la pesca, saltando de una isla a otra en busca de los mejores bancos de peces, aborígenes que dominaban el mar con apenas embarcaciones hechas de troncos huecos increíblemente , claro, hablamos de los dueños de los mares, porque también los había de tierra adentro. Pero como característica primera de estos “indios” Karibes, es que, además de que amaban sus costas y todos los sitios donde podían llegar siendo expertos marineros, eran los más bravos y aguerridos guerreros del Caribe, de carácter rebelde y luchador.

Los Karibes, al igual que otras tribus nativas, mostraron una resistencia implacable contra quienes buscaban someterlos en su propia tierra. Los caballos, perros amaestrados, arcabuces, fuerte vestidura y una gran experiencia en el arte de la guerra no lograron extinguir el grito de libertad que retumbaba en las Costas y montañas venezolanas, con flechas y lanzas, combatieron con tenacidad, con el grito de guerra:

“¡Ana karina rote, aunicon paparoto mantoro itoto manto!”

En castellano:

“¡Solo nosotros somos gente, aquí no hay cobardes ni nadie se rinde y esta tierra es nuestra!”.

Estas increíbles tribus aborigenes, que no se rindieron ya que murió hasta el ultimo, esta extinta para siempre regresar y luchar. Incluidas las que habitaban Caracas que se enfrentaron a las diversas expediciones castellanas pertenecían al gran cacicazgo o señorío Karibe, cuyo centro o territorio principal se hallaba localizado originalmente en la cuenca del Lago de Valencia a 130 km aproximadamente de Caracas.

Aquéllas ejercieron, hasta el siglo XVI, un control absoluto de la región costera central de Venezuela, así como de las islas que se encuentran frente a dicho litoral. Este cacicazgo Karibe estaba vinculado con otras grandes unidades sociopolíticas, también Karibes, que entre los siglos VIII y XII de la era Cristiana llegaron a tener el control territorial de toda la región costera nororiental de Venezuela y la Cuenca del Orinoco, las cuales mantenían vínculos muy cercanos con los poderosos grupos tribales similares que habitaban las Antillas Menores, desde Trinidad hasta Borínquen (Puerto Rico), Haití-Quisqueya (Santo Domingo) y Cuba. Cuando se produjeron las primeras entradas de Ordaz y Berrío en el Orinoco, los caciques Karibes de la región les enseñaron a ambos exploradores que hacia el norte también existían grandes poblaciones Karibes, indicando con ello el conocimiento que tenían sobre la existencia y la ubicación de las otras etnias similares que habitaban el territorio de la actual Venezuela.

En este breve relato he intentado describir el porqué del espíritu mas puro del venezolano en una cuarta parte, sus orígenes. Luego vendrán los afro-descendientes junto con los españoles pero esa será otra historia. Esta de hoy es la fibra, la idiosincrasia de su pueblo, su historia, finalmente somos lo que han sido nuestros antepasados y si llegamos a comprender esto nos toparemos con los caracteres de su gente en la actualidad, para saber el porqué de muchas cosas y sus razones.

Esta narración surgió a raíz de una memoria personal de otros tiempos, con otras personas, en otras circunstancias, con los relatos de las personas que se aventuraban en todas las épocas a cruzar los mares para hacer mundo, es por eso que me animé a empezar por los valientes nativos Karibes buscando un paralelo. Ya que existo y que existe mi padre, y que existen mis hijos, porque lejos de acobardarnos  cruzamos de nuevo el mar. A veces el destino habla por si mismo, y esta hija de viajeros llegó a la tierra de bravos guerreros del mar (lugar donde nacieron pequeñas peperinas no muy amigas del nadar).

Con un fuerte abrazo me despido.

  1. Como siempre, dejando una reflexión muy profunda para aquellos que decidieron seguir su instinto nómade, para aquellos que nos quedamos preguntándonos por qué decició irse?, es que no ama a su familia?. Y yo les digo a quienes se fueron y son víctimas de semejante juicio y pregunta: nuestras alas no son alas de aves, son alas de libertad que algunos deciden desplegarlas y otros deciden mantenerlas cerradas. Ese instinto que los llevó a viajar y seguir otro camino es lo que los hace más especiales aún. Sigan siempre adelante, pero sin olvidar el pasado, porque del pasado y de recuerdos está hecha la humanidad.

    Me gusta

No se aceptan insultos de ninguna clase. Si querés dejar tu opinión hacelo con altura y respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: